Parece que el periodista de The Guardian, Randeep Ramesh, ha decidido venir al País Vasco para hacer una serie de reportajes. Nos sorprendía con el referente al espíritu asociacionista vasco y a su influencia en economía vasca. Ahora, nos vuelve a sorprender con uno referido al sistema educativo. Pero en esta ocasión, el enfoque, desde nuestro punto de vista, ha estado totalmente errado.

Su tesis es que el modelo mixto que existe en el sistema educativo de la CAPV, en el que cohexiste una red pública con instituciones educativas privadas, está generado un sistema de apartheid no buscado, pero real. Algo que está, sin duda, en las antípodas de la realidad. Creemos que está equivocado en sus apreciaciones porque no ha tenido en cuenta una serie de elementos básicos a la hora de juzgar el sistema educativo existente en la Comunicad Autónoma del País Vasco.

En primer lugar, existe un sistema de baremación para el acceso de los alumnos a los centro educativos, tanto públicos como concertados, que permite evitar sistemas de “selección” por criterios no objetivos.

En segundo lugar, la red pública, es una red de gran calidad, donde los profesores están mejor pagados que en la red privada, y las instalaciones y servicios son de primera calidad.

En tercer lugar, hay un dato que el propio redactor señala, pero al que no le da el valor que tiene. La red pública consume unos 8.000 euros por alumno, mientras que la aportación del Gobierno Vasco, por alumno, para la red privada, es de aproximadamente la mitad. Eso significa que, con los impuestos de todos, la Institución responsable de la educación prima de una forma notable la red pública.  De tal forma que los padres que mandan a sus hijos a la red privada concertada, tienen un “retorno” mucho menor de sus impuestos en ese área. Como se supone, sólo se supone, que los padres que envían a sus hijos a la red privada tienen un poder adquisito mayor, lo que está ocurriendo es que, mediante este sistema, el Gobierno Vasco, está potenciando la educación de las clases sociales menos favorecidas al ofrecerles una mayor dedicación de recursos. Si todos los alumnos fueran a la red pública, para mantener los estándares de calidad existentes actualmente, los recursos necesarios serían notablemente superiores. Recursos que sólo se conseguirían o bien detrayéndolos de  otros servicios públicos, o a través de un incremento de la presión fiscal.

En cuarto lugar, una parte significativa de esa red concertada, nace de lo que él mismo reseñaba en su artículo anterior: la capacidad de la sociedad vasca de organizarse para obtener los objetivos que busca sin tener que estar dependiendo únicamente de las decisiones de la administración. Al final, ikastolas y cooperativas de padres han creado instituciones educativas que ofrecen la oportunidad a la administración de cubrir la demanda educativa a unos costos menores.

En quinto lugar, nosotros le recomendaríamos al redactor de The Guardian que se diera una vuelta por las escuelas de la red pública. Vería que en las zonas donde la inmigración es alta, el número de alumnos de familias inmigrantes es alto y en las que es baja, el numero de esos niños es bajo. Pero en ambos casos, el costo por alumno es el mismo ( e incluso en algunos casos, dadas las problemáticas específicas, es superior). Se da, además,  el caso de de que la administración educativa tiene serivicios dedicados, de forma específica, a vigilar que no se produzcan casos de exclusión o discriminación para los inmigrantes.

En definitiva, la calidad del sistema educativo de la CAPV, es, como el propio autor de la información reconoce, muy alta. Acorde con los estándares que la propia sociedad demanda a su sistema educativo.Y esto pasa tanto en la escuela pública, como en la privada.

Esperamos que alguien con más conocimientos y peso específico, responda de una forma oficial a una información tan poco afortunada. Porque, en definitiva, uno de los objetivos del sistema educativo de la CAPV es evitar que se den situaciones de apartheid y que, por el contrario, la educación sirva para crear una sociedad más integrada y que ofrezca oportunidades a todos. No sería bueno que los lectores de The Guardian se quedaran con la sensación de que ocurre lo contrario.

The Guardian – 31/3/2011 -Gran Bretaña

Is Spain sleepwalking into educational apartheid?

 

Uno de los logos de la Escuela Pública Vasca

 

After 11 years of walking to her local school, Begoña Frutos decided to opt out of state education. Frustrated by her teachers’ apathy and alarmed that her elder brother flunked his Bachillerato, the Spanish public exam for 18-year-olds, she badgered her parents into letting her move school. The daily commute to the classroom is now an 11km bus ride into the concrete jungle of Txurdinaga, a working-class suburb of northern Bilbao. (sigue)

Traducción automática de Google

 

 

anuncio-productos-basque-728x85-2