Para muchos patriotas vascos, los que lucharon por la democracia y la libertad durante la guerra que siguió al golpe militar de Franco y los 40 años de dictadura que se impuso tras la victoria de los rebeldes, hablar de los Pasionistas vascos es hablar del compromiso de este grupo con los perseguidos por causa de la justicia.

No sólo hablamos del ejemplo de Aita Patxi, el pasionista capellán de gudaris, que se ofreció varias veces para ser fusilado en vez de los condenados por los infames tribunales liberticidas del franquismo. Hablamos de un compromiso permanente por la libertad, y la Causa del Pueblo Vasco. Y no hablamos sólo de un claro posicionamiento antifranquista, que también. Hablamos también de ferreo un compromiso con el euskera y la cultura vasca. Hablamos de un compromiso en defensa del alma de los vascos.

Pero ese compromiso con los débiles y los perseguidos no ha estado centrado en exclusiva en sus compatriotas vascos.

Nosotros hemos hablado, y mucho, de la presencia de los Pasionistas vascos en la Amazonía peruana, donde fueron enviados por el Papa en 1912 para hacerse cargo de la atención espiritual cristiana en aquellas tierras. Así lo hicieron. Pero lo que hicieron, sobre todo, fue comprometerse en la defensa de aquellas comunidades que fueron a atender. Los Pasionistas que han ido desde Euskadi a Yurimaguas han sido, durante los últimos 100 años, el auténtico motor del desarrollo social de aquellas tierras. Sustituyendo la labor de un Estado que no llegaba a aquellas tierras.

Es difícil que desde aquí entendamos la profundidad y amplitud de esa labor. Pero escuchando a Jesús María Aristín en las dos entrevistas que le hemos realizado, se puede tener un bosquejo de toda esa titánica labor.

Este pasado martes 8 de diciembre, se celebró en la Catedral de Yurimaguas la ordenación de Aristín como obispo titular de este Vicariato Apostólico. Un nombramiento realizado por el Papa Francisco y que garantiza la labor y el enfoque social y de compromiso que se ha llevado hasta ahora.

Les dejamos la retransmisión del evento realizado por Radio Oriente, la emisora de Radio y Televisión que inició su andadura en 1956 por impulso de los Pasionistas, convirtiéndose en la primera emisora del Alto Amazonas.

En ella hay tres momentos especialmente interesantes protagonizados por el nuevo obispo.

El primero es el saludo de las comunidades de los pueblos originarios al obispo tras su nombramiento (1:10:45). No hay que olvidar que el recién nombrado obispo lleva muchos años de trabajo y compromiso en aquellas  tierras. Una labor que le ha llevado a trabajar profundamente con esas comunidades .

El segundo es la pequeña charla que ofrece a los asistentes, casi al final de la ceremonia (1:49:45). Ante las autoridades civiles y militares, y ante los representantes de las comunidades que abarca el Vicariato, habla de la defensa de la tierra, de la lucha contra la explotación y la contaminación del medio ambiente, y denuncia la actuación de las grandes empresas que expolian los recursos, alguna de las cuales cita con nombre propio (algo que ya ha realizado en sus charlas con nosotros).

La última es al final de la ceremonia (2:03:10) donde el recién nombrado obispo llama a la Virgen de las Nieves, patrona de Yurimaguas, nuestra «amatxo».

La huella de esas mujeres y hombres que fueron de salieron de nuestro país para dedicar su vida a apoyar otras culturas y otros pueblos, es un ejemplo.

Logo de la Hermandad y la Euzko Etxea de Aranzazu en Lima

Este año dedicábamos, junto a Limako Arantzazu Euzko Etxea – Lima Basque Center, nuestra entrada del Día de la Diaspora Vasca a transmitir el mensaje que Aristín, como pasionista vasco en el Amazonas enviaba a todos sus compatriotas en el mundo. Es un mensaje de compromiso y de respeto. El mismo que ha guiado la labor de esos cientos de vascas y vascos en su labor en aquella parte del mundo.