Fue bautizada con el nombre de Grâcieuse, y nació el 5 de enero de 1907. Su lengua materna era el euskera pues nació en Ostankoa, un pequeño pueblo de Benafarroa. En una familia en la que hubo doce hijos, de los cuales cuatro mujeres se hicieron religiosas.

De los 110 años de su vida estuvo en un convento nada más y nada menos que 89. Es decir desde los 21 años. Cuando tomó los hábitos de las dominicas, cambió su nombre por el de Marie-Bernardette.

Como nos relata el diario ecuatoriano El Universo, del que recogemos la noticia:

La edad fue influyendo en las tareas que desempeñó la monja en sus últimos años. La priora del monasterio, sor Véronique, explicó que cuando Marie-Bernadette ya no pudo hacerse cargo de las tareas de la casa, fabricaba rosarios. Y cuando ya no los pudo hacer, los rezaba durante todo el día, en francés, latín y vasco.

La lengua de su país le acompañó toda la vida a esta navarra. A pesar de ser menospreciada e ignorada por el sistema educativo de la República francesa.

Goian bego

El Universo – 20/2/2017 – Ecuador

Religiosa más longeva del mundo murió en Francia

Vivió dos guerras mundiales y pudo ver a diez papas. Marie-Bernardette, la religiosa dominica que se consideraba la más longeva del mundo, falleció a los 110 años.Dejó de existir en la capilla del monasterio de Dax, en Francia, donde pasó 44 años. La religiosa había cumplido 110 años el 5 de enero, de los cuales estuvo entregada a Dios 89.

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2