Hace unos días contábamos a nuestros lectores que Alexandra Raij y Eder Montero, los dueños del restaurante vasco de New York Txikito, habían sacado un libro de cocina vasca que lleva un precioso título “he Basque Book: A Love Letter in Recipes from the Kitchen of Txikito”.  Hoy Kathleen Squires publica en The Wall Street Journal un precioso artículo en el que presentan esta publicación desvelando uno de los secretos de la cocina vasca: el uso de la sal.

Antes de que sigamos con el artículo, vamos a resaltar que, en pocos días se han publicado dos libros en ingles sobre gastronomía vasca que están teniendo una gran proyección en medios de gran proyección. Uno es este del que hablamos aquí y que se ha publicado desde New York. El otro, lanzado desde Londres, es el que ha publicado el chef Jose Pizarro. No nos imaginamos mejor “termómetro” del interés en el mundo por la gastronomía vasca que la repercusión que están teniendo estos libros.

Volviendo al artículo de WSJ, nos encontramos con un texto desenfadado donde se explica a los lectores el papel relevante que la sal ha tenido desde hace muchos siglos, en la cocina vasca y en la definición de sus características propias.

Como no podía ser de otra manera, en el artículo se cita a las salinas vascas con más “pedigree”: Las Salinas de Añana. Un lugar mágico que recomendamos visitar y que nos permite conocer una época en la que la sal era un elemento clave para la conservación de los alimentos y una fuente de riqueza.

Como muy bien se recuerda en el artículo el bacalao no sería lo que conocemos, ni habría tenido la importancia que tuvo en la alimentación europea durante siglos, si no fuera por la sal. Una técnica de conservación que empezaron a aplicar los vascos hace más de mil años.

Usando la sal y su importancia en la historia de la gastronomía de los vascos, Kathleen Squires presenta esta novedad editorial, presentando a sus autores y ofreciendo tres recetas de su libro a los lectores.

WSJ – 14/4/2016 – USA

The Basque Kitchen’s Magic Ingredient: Salt

YEARS AGO, Alexandra Raij wondered why Eder Montero, her colleague in the kitchen at the now-closed Meigas in New York, was always imploring her to use more salt. Then one day, when Mr. Montero tasted another cook’s dish, he said, “Too salty! You must want to get married!”. In the Basque Country of northern Spain, where Mr. Montero comes from, local folklore holds that oversalting food indicates ardor of another kind. Once she learned this, Ms. Raij, who was dating Mr. Montero at the time, couldn’t help but wonder if his insistence on salting was his way of telling her he wanted their relationship to get more serious. The couple did eventually marry, but Ms. Raij came to realize that with his constant demands for “More salt! More salt!” Mr. Montero was actually teaching her to be a better Basque cook.

(Sigue) (Traduccion automática)

————————-

Recipe: Poached Monkfish With Garlic Sou

(Sigue) (Traduccion automática)

————————-

Recipe: Grilled Sardines, Basque Port Style

Grilled Sardines, Basque Port Style PHOTO- PENNY DE LOS SANTOS
Grilled Sardines, Basque Port Style PHOTO- PENNY DE LOS SANTOS
(Sigue) (Traduccion automática)

————————-

Recipe: Paprika-Marinated Pork Loin Roast

(Sigue) (Traduccion automática)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2