Hemos ido dejando pasar muchos artículos en los que se repite, una y otra vez, que el Museo Guggenheim Bilbao es la clave de la transformación de Bilbao.  pero en el caso de este artículo aparecido en el diario Quitidiano di Sicilia  con el título La Sicilia non copia il modello museale di Bilbao y firmado por Elisa Bonacini, eso va a ser imposible.

En él se critica la política museística existente en Sicilia, contrastándola con la decisión vasca de crear el Museo Guggenheim de Bilbao (MGB). En un intento, absurdo, de reforzar la idea de que este proyecto ha sido el elemento clave para el resurgir de Bilbao, el articulo se lanza en una carrera sin sentido de desinformación.

La periodista define al Bilbao de la siguente manera:

Bilbao fino a un quindicennio fa una città violenta, nella quale la frangia dell’estremismo basco e la tossicodipendenza erano una piaga, la disoccupazione segnava un tasso del 25% e le periferie erano invivibili. (Bilbao hasta quince años era una ciudad violenta, donde el estremismo vasco y la  adicción a las drogas eran una plaga, la tasa de desempleo era del 25% y los suburbios eran inhabitable)

Esa es la descripción que se hace del Bilbao de hace 15 años. Es decir según se afirma en 1997, cuando se inauguró el MGB, Bilbao era un auténtico caos, en la que la violencia, la drogadicción y la miseria gobernaba la villa. Una ciudad en la que el extremismo vasco (sic) campaba a sus anchas.

No señora no.  En 1997, al igual que ahora, Bilbao era una de las ciudades más seguras de Europa, que, al igual que buena parte de las ciudades industriales tradicionales de nuestro continente estaba saliendo adelante, tras la dura crisis económica mundial que había golpeado con especial fuerza a las industrias pesadas tradicionales: sidometalúrgica y naval. La base por cien años de la economía vasca en general y la bilbaina en particular.

Puede ser que porque nosotros seamos de la periferia bilbaina, nos ha molestado de forma especial la idea de que las periferias fuesen inhabitables. No sabemos si la autora ha estado en Bilbao, pero de lo que si estamos seguros es de que no ha entendido nada. No ha entendido que el País Vasco salía de una triple crisis, política, económica y social. Todas ellas provocadas por la crisis mundial que golpeó a Europa entre mediados de los ’70 y mediados de los ’80, y por la nefastas consecuencias económicas, urbanística y sociales que nos trajo vivir bajo una dictadura fascista por mas de 40 años. Porque nosotros no tuvimos la suerte de que nos liberasen de un dictador, a pesar de que “el nuestro” consiguió el poder a través de un golpe militar y no por la elección de un parlamento.

Para entender el Milagro Bilbao, no hay que fijarse en el MGB, hay que fijarse, por ejemplo y entre otras muchas cosas:

  • En la capacidad de la sociedad y las instituciones vascas de recuperar el tejido económico hasta convertirse en una de las euroregiones con más PIB per cápita
  • En los niveles de formación de la sociedad vasca, que es la tercera euroregión en porcentaje de jóvenes universitarios
  • En el nivel de sus ingresos fiscales. Menos de 2,5 millones de habitantes y una recaudación anual de más de 12.000 millones de euros (sin incluir los impuestos municipales)
  • En la existencia de una estructura productiva flexible; internacionalizada; moderna; con una inversión en I+D equivalente a la media de la UE; un importante peso del sistema cooperativo; una base industrial de pequeñas y medianas empresas muy actvas, unida a grandes empresas multinacionales con origen y sede en el País Vasco, como Iberdrola o BBVA,…
  • En unas instituciones que, por muchos años, ha tenido una visión de largo plazo que ha permitido poner en marcha estos proyectos
  • Una Sociedad civil organizada, comprometida con su país, trabajadora, y empeñada en salir adelante de forma colectiva
  • Un sistema de autogobierno que, sin ser perfecto, ni el que la mayoría de la sociedad vasca quiere y demanda, ha permitido poder poner en marcha políticas adaptadas a las necesidades específicas de la sociedad vasca, desde la cercanía y el control social.

 

Estas son algunas de las claves reales que explican el Milagro Bilbao, o mejor, el Milagro Vasco. En 1980 nadie, casi nadie, daba un euro (o una peseta de entonces) por el futuro de este pequeño país. Sólo apostaron por él los propios vascos, trabajadores, empresarios y responsables institucionales. Dando lugar al auténtico milagro: pasar de una sociedad con un 25% de paro (mas de un 50% de paro juvenil), desestructurada, y sin infraestructura; a convertirse en esto (y sólo refiriéndonos a la Comunidad Autónoma del País Vasco que representa el 4,5% de la población total del Reino de España -y no al conjunto de Euskadi- ):

En lo que se refiere a los museos y a la atracción de turismo, ya nos gustaría a los vascos poseer el patrimonio histórico y cultural que posee Sicilia. Para aprovecharlo como fuente de riqueza, no es necesario hacer un gran edificio, lo que es necesario es saber poner en valor toda esa riqueza. Es decir, no es Bilbao el espejo donde se tiene que mirar Sicilia, al menos en cuestiones de museos y atracción de turismo. Si todo fuera tan sencillo como poner un Museo de Titanio, todas las ciudades del mundo lo habrían hecho.

Vemos, por los comentarios que se han incluido a las informaciones referentes a esta artículo, que hay italianos que sabes que eso es así. Tomamos prestada la frase final de uno de los comentarios (Parole a vanvera che illudono i siciliani e diffamano i baschi) para titular nuestro artículo. No hemos encontrado ninguna mejor para recoger lo que pensamos de ese artículo.

Quotidiano de Sicilia – 16/2/2012 – Italia

La Sicilia non copia il modello museale di Bilbao

Una nave di titanio rilucente per esaltare la vocazione marittima della città: questo è il profilo dalle linee spezzate, dai volumi taglienti del Guggenheim Museum di Bilbao. Uno dei massimi esempi di ardite e avveniristiche architetture museali, progettato da Frank O. Gehry, il museo è stato inaugurato ad ottobre 1997 e, da allora, è una delle mete europee più frequentate.

(Sigue) (Traducción automática)

————————-

Exibart – 16/2/2012 – Italia

Polemiche: un Guggenheim a Palermo? Un’ipotesi che risolverebbe molti problemi, ma…

Il monito lo lancia il “Quotidiano di Sicilia”. E non è molto politicamente corretto, ma fa riflettere. Il tema? Un impietoso parallelo Palermo-Bilbao in fatto di promozione “culturale”. La città spagnola fino a quindici anni fa era meta dall’estremismo basco, con probemi di tossicodipendenza e di periferie invivibili ma, dal 1997, col Guggenheim molto è cambiato. Superati nel 2010 i dieci milioni di visitatori, il “contenitore” più famoso del mondo ha risollevato le sorti della zona. Un’operazione che, più che artistica, è di marketing turistico.

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2