Jacqueline Thursby es profesora de la Brigham Young University en Utah y experta en folclore y en el papel de las mujeres en la cultura popular. Ella ha dado una conferencia en esta universidad, en concreto fue en una conferencia anual que organiza la William A. Wilson Folklore Archives.

En la crónica de la conferencia publicada en la web de la Universidad, nos enteramos de que ésta giró en torno a su relación, la de la conferenciante, con los vascos.  Como se encontró, de bruces, conduciendo su auto, con unos pastores vascos que guiaban sus rebaños, y cómo eso le ayudó a descubrir a los vascos en USA y como le resulto un tema tan atractivo que empezó a estudiar la cultura vasca en los USA.

Buscando un tema para su tesis doctoral se dio cuenta como el papel de la mujer vasca en el mantenimiento de la cultura vasca y en la creación de la estructura vasco-usa no había sido estudiada. Así que decidió realizar su trabajo doctoral en torno a esa labor fundamental realizada por las mujeres vascas en aquel país. Una labor dentro de la comunidad vasca que sirvió tanto para conservar fuertes las raíces con su país de origen y con sus tradiciones, como para impulsar a que las nuevas generaciones de vascos nacidos ya en los USA se integraran fuertemente en su sociedad de acogida.

Junto a la ya generalmente reconocida “hospitalidad vasca” la idea genérica que nos ha parecido más interesante es la que asegura que la vasca es “una población de estadounidenses que valora fuertemente su antigua patria, pero que son participantes plenos en la cultura estadounidense“. Este es una realidad que se repite a lo largo de toda la diáspora. La capacidad de los vascos de ser protagonistas y actores principales de la realidad social, política, cultural y económica de su país de acogida, sin perder sus conexiones con la nación vasca y sin perder su identidad.

Pero creemos que lo más importante de los años de trabajo de Jacqueline Thursby  en relación con los vascos es el de la visibilización del papel predominante y fundamental de la mujer vasca en la creación y mantenimiento de la estructura de la comunidad vasca en los USA.

Nos imaginamos que durante sus viajes a El Pais de los Vascos se dio cuenta de que ese papel clave y fundamental de las mujeres vascas como “cimiento” y “cemento” de la sociedad vasca es una realidad común a los vascos, y no algo excepcional que sólo ha ocurrido en el caso de los USA. Las mujeres vascas en los USA hicieron, y hacen, lo que siempre han hecho, ser la base y uno de los elementos estructuradores clave de la sociedad vasca.

De sus investigaciones nació un libro que se publicó en 1999 y que se titula Mother’s Table, Father’s Chair: Cultural Narratives of Basque American Women. Un libro en inglés donde se describe ese papel.

Basque Americans are one of the least known ethnic groups in the United States despite a long residence in the western part of the country. “Mother’s Table, Father’s Chair” is one of the first studies to discuss Basque American women and their cultural roles within the American Basque culture. Basque sheepherders and others found ethnic communion and support in Basque boarding houses and hotels that were usually run by women. These Basque men who stayed in America often brought over their families, or married women from the old country who then migrated. Many Basque women migrated on their own. As new generations of native Basque Americans were born, women often became the principle carriers and preservers of cultural traditions, as well as primary agents of Americanization, as they sought and encouraged their children to seek the educational and material benefits of the United States. Jacqueline Thursby interviewed Basque American women across the West, observed and participated in cultural activities and events, and did supplemental research in the Basque country of Spain and France in preparation for this seminal overview of the culture of Basque American woemn. Thursby admirably clarifies the role of women in the transformation of Basques into Basque Americans. _Mother’s Table, Father’s Chair_ will be of immense interest to students of ethnography, basque culture, women’s studies, and Western American studies.

——————-
(Los vasco-estadounidenses son uno de los grupos étnicos menos conocidos en los Estados Unidos a pesar de una larga presenca en la parte occidental del país.“Mother’s Table, Father’s Chair” es uno de los primeros estudios para desarrollar las mujeres vasco-estadounidenses y sus roles culturales dentro de la cultura vasca estadounidense. Pastores vascos y otros encontraron la comunión étnica y el apoyo en pensiones vascas y hoteles que generalmente fueron dirigidas por mujeres. Estos hombres vascos que se quedaron en Estados Unidos a menudo trajeron a sus familias o a sus esposas del viejo país qdel que emigraron. Muchas mujeres vascos emigraron por su propia cuenta. Como nacieron nuevas generaciones de estadounidenses vascos nativos, las mujeres a menudo se convirtieron en los principales portadores y conservadores de las tradiciones culturales, así como agentes primarios de la americanización, ya que impulsaron y alentaron a sus hijos a buscar los beneficios educativos y materiales de los Estados Unidos. Jacqueline Thursby entrevistó a las mujeresvasco-estadounidenses en todo el “oeste”, observó y participó en actividades y eventos culturales, e hizo la investigación complementaria en el País Vasco de España y Francia en la preparación de este resumen seminal de la cultura de las mujeres vasco-americanas. Thursby aclara admirablemente el papel de las mujeres en la transformación de los vascos en vasco-estadounidenses.“Mother’s Table, Father’s Chair” será de gran interés para los estudiantes de la etnografía, la cultura vasca, estudios de la mujer, y estudios americanos occidentales.”

 

Brigham Young University – 3/12/2015 – USA

A Life Among the Basque

Professor of English Jacqueline Thursby was a young graduate student driving to work in Caribou County, Idaho, when the way was blocked by an enormous flock of sheep, numbering nearly 2,000. A city girl herself, she watched, fascinated, as the herd was moved along by men on horseback, calling out orders to the sheep and dogs. Once she arrived at work and shared her experience, she learned that the men were Basque shepherds, moving their flocks for the oncoming winter. Already searching for a thesis topic, she found a wealth of writing on the Basque men – but only a single article on the women.

(Sigue) (Traducción automática)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2