Una historia ocurrida en la provincia de Entre Rios, Argentina, en el lejano 1833. La historia de Cosme Barrenechea alias Talón de Acero, y de cómo asesino a don Rafael Riquelme, Juez Comisionado de la Costa del Gualeguay, por haberle condenado a se estaqueado (estaquear: en argot criollo, castigo infligido a una persona entre cuatro estacas por medio de maneadores amarrados a las muñecas y gargantas de los pies).

Carlos Saboldelli recupera esta historia para el Diario Uno de Entre Rios,  dentro de la serie de artículos Apuntes sobre Infames y Condenados que realiza a partir de la documentación física obrante en el Archivo General de la Provincia de Entre Ríos, Área Expediente Judiciales.

Diario Uno – 17/3/2013 – Argentina

No me nombren que es pecado

condenado_vasco_diario_uno
Fuentes. Todo el relato está construido con documentación del Archivo General de la Provincia de Entre Ríos

En principios de aquel diciembre de 1833 un calor prematuro y una víspera de Fiestas acompasaban el mes en la costa del Gualeguay de esos años. José Fernández era el médico y cirujano del lugar, uno de los pocos que ejerció la Medicina en la tranquilidad de la ciencia. Una notificación de las autoridades militares le requerían al galeno la inspección de un cuerpo que, yaciente, aguardaba su autopsia.

(Sigue)
anuncio-productos-basque-728x85-2