El diario argentino la Nación, dedica este domingo un artículo a unas escuelas de cocina pensadas para turistas y personas interesadas en tener una experiencia de aprendizaje de cocina no profesional.  Para ilustrar este modelo de negocio, el diario bonaerense se fija en restaurantes con “escuela” en Donostia y en París. El ejemplo vasco es el de NI Neu (Yo mismo, en Euskera) que está ubicado en el Palacio de Congresos del Kursaal.

Esta interesante propuesta, que como explica bien el diario no está sólo pensada para turistas, nos recuerda, un poco, a los tradicionales txokos o sociedades del País Vasco. En estos clubs privados, tu vas a hacer tu propia comida y si, como es nuestro caso, no eres un experto cocinero, siempre te acercas a los fogones en compañía de uno que sí lo es. Eso te permite comer algo rico y con fundamento, mientras te diviertes en la cocina ayudando al chef y, con un poco de suerte, aprendiendo algo de cocina.

La Nación – 24/4/2011 – Argentina

Viajar, aprender, cocinar. Clase turista

Entre copas: el chef Diego Gelabert mantiene la atención de sus alumnos por un día, en Ni Neu, junto a las playas de San Sebastián. / GENTILEZA NI NEU

 

La comida siempre fue parte esencial del viaje, pero últimamente parece haber ganado más protagonismo. Sobre todo desde que el turista global, más conocedor, demandante de información y dispuesto a aprender, a meterse en todo, ya no se conforma sólo con comer bien: también quiere participar, involucrarse. Ensuciarse un poco. (sigue)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2