Sylvia Sabes vive a caballo entre París y el Pais Vasco continental. Esta americano-francesa es publicista, periodista, fotógrafa, escritora, y acaba de publicar un interesante artículo sobre la euskal pilota en la sección «Travel» de la web de la BBC.

Como nos pasa, casi siempre, a los vascos, la etiqueta que la BBC aplica al reportaje no gira en torno a los vascos, sino a Francia (CULTURA E IDENTIDAD  | ACTIVIDADES CULTURALES  | FRANCIA  | EUROPA). Este es, sin duda, uno de los muchos peajes que tenemos que pagar los vascos por ser un país dividido entre dos estados.

Pero, por contra, la autora sí sabe muy bien que está hablando de «cosas de vascos», aunque se centre en la parte continental de nuestro país. Su descripción de lo que es el corazón de muchos de los pequeños pueblos del País Vasco es de una gran hermosura y ayuda a entender la importancia que el frontón y la pelota vasca tienen en esas comunidades.

Ayuntamiento, iglesia y frontón sintetizan uno de los aspectos básicos que definen al pueblo vasco: el concepto de comunidad, de pertenencia a una colectividad. Algo que ha viajado por ellos a lo largo de sus migraciones por todo el mundo. No es extraño, pues, que aun hoy estos edificios sean el centro de muchos de los pueblos de nuestra nación.

Viajar por los pequeños pueblos de nuestro país es descubrir todo un catálogo de frontones de todo tipo, adaptados a todas las modalidades en que los vascos han enriquecido este deporte.

Siempre que hablamos de pelota vasca y de frontones en Iparralde, nos acordamos del documental de INA «La pelote basque» en que la definen como el «deporte nacional vasco»

Y cuando, como en el caso de Sylvia Saber, se habla de la presencia de este deporte en el mundo, no podemos menos de recordar que ese mundo está sembrado de frontones construidos por los vascos que llevaron sus vidas, su cultura y su deporte por todos los rincones del planeta. Desde Canada hasta la Australia; desde China hasta la Patagonia. Lo podemos comprobar en los artículos que hemos escrito sobre los frontones, o la pelota vasca.

Porque allí donde han ido los vascos, los de todos los territorios vascos, han sido capaces de adaptarse e integrarse a sus tierras de acogida, pero sin abandonar sus tradiciones (merece la pena ver el documental sobre «Los vascos en California» realizado también por INA). Lo han hecho cumpliendo la máxima que recordaba el lehendakari Aguirre a los vascos de la Diáspora: «en vuestra tierra de acogida sed, de entre todos, los mejores ciudadanos», pero sin romper las raíces que les conectan con su tierra de origen.

Nos ha gustado mucho el artículo. Estaríamos encantados de recoger más trabajos de Sylvia Sabes sobre nuestro país. Así que le animamos a seguir escribiendo sobre los vascos.

BBC – 6/5/2022 – Gran Bretaña

Euskal pilota: The Basque Country’s centuries-old ball games

I am dazzled by the rural beauty of France’s Basque Country, where the untamed coast and rolling green hills are dappled with red tile-roofed villages and surrounded by clouds of white sheep. Walking through these towns, I’m always on the lookout for a singular wall, measuring approximately 16m wide and 10m tall. It’s often pink, sometimes pale yellow, and the date it was erected is usually emblazoned on the façade. It’s possible, but not required, that the top of the wall rises into an arch and is lined with a mesh fence.

(Sigue)
Traductor de Google. BBC Travel no admite el sistema automático de traducción de Google que usamos. Es necesario cortar el texto y pegarlo en la página del traductor

Foto cabecera: Euskal pilota/ Pelota vasca ( Andia/Getty Images)