Ya se está convirtiendo en una tradición que Jesús María Aristín C.P., el obispo del Vicariato Apostólico de Yurimaguas que está bajo la responsabilidad de los Pasionistas Vascos desde su fundación hace cien años,  salude desde este blog a toda la comunidad vasca en el mundo en el Día de la Diáspora Vasca. (aquí una entrevista con él)

Esta es una de nuestras formas de sumarnos a una celebración que recuerda a todas las vascas y vascos que a lo largo de la historia, por razones económicas, políticas, de aventura, o de solidaridad, salieron de nuestra patria. Ellos, y con ellos todos los vascos, han sido protagonistas de las grandes y pequeñas historias que han cambiado el mundo. Y a ellos y ellas, a los que ya partieron y a los que siguen llevando el orgullo de ser vascos en todos los rincones del planeta, les mandamos nuestro saludo y nuestro agradecimiento por llevar lo mejor de nuestra nación a todos los rincones de orbe.

Y les prestamos una especial atención, a las misioneras y misioneros, porque, no nos olvidemos, de todos los colectivos que conforman esa Diáspora vasca, el suyo es el único que salió al mundo no a buscarse una vida mejor, sino a intentar ofrecer una vida mejor a las comunidades a las que acudían.

Lo hacemos en colaboración con Limako Arantzazu Euzko Etxea. Porque en este caso se juntan dos proyectos en lo que estamos coperando. Por un lado, el de la reivindicación de la labor de los pasionistas vascos en el Amazonas, y por otro el de difundir algunos mensajes y actividades de este día tan especial.

Para conocer la inmensa labor de los Pasionistas vascos en la Amazonía, como ejemplo de todo lo que las misioneras y misioneros vascos ha realizado en el mundo,  recogemos algunas ideas que publicamos en un artículo anterior:

La comunidad pasionista que lleva más de un siglo trabajando en la Amazonía peruana. Esta actividad misionera pasionista ha estado liderada desde sus orígenes, desde que llegaron los doce primeros misioneros en 1913, por vascos. Hasta el punto de que los cinco obispos al cargo del Vicariato Apostólico de Yurimaguas desde su creación por el Papa Benedicto XV en 1921, han sido vascos. Incluyendo el actual. La vecina Prelatura de Moyobamba, estuvo bajo responsabilidad pasionista vasca desde su creación en en 1953 hasta el año 2000. De los cuatro obispos que ha tenido, los tres primeros fueron vascos y pasionistas.

La labor, la inmensa labor, realizada por estos misioneros en las profundidades del Amazonas puede ser calificada como una epopeya. Una epopeya de vascos comprometidos.

Aristín, nació en Palencia (un 25 de diciembre de 1954) y ha sido vecino del barrio bilbaino de San Ignacio desde los cinco años. Él es teólogo y Psicólogo Clínico y, desde 1979, pasionista. Antes de dirigirse a misiones fue vicario parroquial en la parroquia de la Pasión de Bilbao, la iglesia de San Felicísimo situada en el bilbaino barrio de Deusto, que es el corazón de la provincia religiosa Sagrado Corazón (SCOR). Una provincia pasionista que abarca dos continentes y que está dividida en 4 zonas: Zona Península Ibérica (Pais Vasco peninsular y Galicia);  Zona Madre de la Santa Esperanza (Venezuela Panamá, Colombia y Ecuador); Zona Monseñor Romero (El Salvador, Guatemala, México y Cuba); y la Andina (Bolivia, Chile y Perú).

Y como en años anteriores, «encendemos» una vela por los que ya partieron. Para recordarles y para que ayudarles a encontrar el camino a casa.

Argizaiolak
Argizaiolak por los vascos y vascas de la diáspora

 

Saludo de Monseñor Aristín en el Día de la Diaspora Vasca 2021