EITB, el grupo público vasco de comunicación, realiza desde hace años un maratón anual dedicado a recoger fondos para la lucha contra alguna enfermedad. El año pasado se recaudaron casi 1,2 millones de euros para la lucha contra el cáncer infantil.

Para ayudar a difundir este evento, y para hacerlo lo mas comunitario posible, se realizan acciones en las que se involucra al conjunto de la sociedad. En 2019 se pidió la grabación y envío de uno de los himnos populares vascos de las últimas décadas: Lau Teilatu de Itoiz. con los vídeos enviados, más de 1.500, se creó un videoclip coral de esta canción vasca que ha superado generaciones y fronteras.

Lau Teilatu – EITB Maratoia 2019

¿Por qué les contamos esto?

Porque este año, los fondos recogidos en este evento, que se celebrará en 17 de diciembre, se dedicarán a la investigación del Covid-19. Y el reto comunitario de este año tiene mucho que ver con lo que, de una forma especial, nos exige esta pandemia.

Los bertsos forman una parte importante del acervo de nuestra nación. Son un elemento que nos une y nos ayudan a sentirnos parte de la comunidad. Por eso este año se pide que se cree una «cadena» de bertsos que sirvan para concienciarnos.

Esa cadena de bertsos necesitaba un inicio, y para la creación de ese bertso de arranque se ha reunido a seis bertsolaris: Maddalen Arzallus, Sebastian Lizaso, Oihana Iguaran, Xabier Euzkitze, Onintza Enbeita y Aitor Mendiluze. A cada uno se le mencionó un sentimiento sobre el que tenía que girar su creación; un sentimiento muy ligado a lo que hemos vivido en este último tiempo. De esa reflexión ha salido el vídeo que incluimos, para el que han escogido, además, una melodía que lleva en sí misma un fuerte grado de positividad: “No woman, no cry” de Bob Marley.

A partir de aquí, y en breve, se pondrá en marcha esta cadena en la que podemos participar todos.

Repetimos ¿Por qué contamos esto? Porque en el tema que inicia esta cadena, el grabado por los bertsolaris, se dan las claves que nos deben guiar para superar esta dura situación. Resumiendo: estar unidos y ser solidarios. Vamos, seguir haciendo lo que nuestros mayores han hecho durante siglos: el Auzolan. La formula de cooperación y compromiso solidario que unía los vecinos para hacer frente a los retos comunes.

Todo lo contrario a lo que gritan esa pequeña, pero molesta y desconcertante, cuadrilla de descerebrados que han empezado a salir a las calles vascas, y de todo el mundo, a intentar hacernos creer que su insolidaridad es el referente para medir la libertad. Cuando sólo sirve para indicarnos su estupidez.