Como comentábamos en la entrada del blog en la que presentábamos los actos que se van a celebrar en el Día de la Diáspora Vasca 2020, la especial situación que se está viviendo en todo el mundo ha impulsado a que la participación de las comunidades vascas repartidas por todo el planeta deba de ser especial y diferente.

Lehendakaritza ha pedido a todas aquellas instituciones de la diáspora que quieran participar y dar a conocer las iniciativas realizadas con motivo de esta celebración que envíen un video con el que se hará un documental.

Nosotros desde nuestra asociación y desde nuestro blog hemos querido participar aportando un video que busca ser un homenaje y un reconocimiento a nuestra Diáspora a través de uno de sus colectivos más importantes y, a la vez, más invisibles: las misioneras y misioneros vascos. Para ello hemos pedido a Jesús María Aristín (C.P.), recién nombrado obispo del Vicariato de Yurimaguas por el Papa Francisco, que envíe un mensaje a toda la comunidad vasca en el mundo. Un mensaje, que, como decimos en el título, nos ha recordado mucho al que mandaba en 1955 el lehendakari Aguirre a los vascos a través de una emisora de Buenos Aires: «En vuestra tierra de acogida sed, de entre todos los ciudadanos, los mejores».

Este vídeo forma parte de una entrevista más amplia, que publicaremos durante la próxima semana, en la que repasamos la historia, el presente y el futuro de los pasionistas vascos en Yurimaguas. Conversando con Aristín conoceremos su labor y sus aportaciones a la comunidad que les acogió, además de tratar asuntos tan interesantes como la Sínodo amazónico celebrado hace unos meses, en la que desde Yurimaguas se propuso la existencia de sacerdotes casados, o la situación de explotación medioambiental del Amazonas y la lucha que se mantiene contra las grandes empresas depredadoras de su riqueza natural y de sus recursos.

Todo esto lo hemos hecho en colaboración con dos entidades a las que, a lo largo de estos años, hemos dedicado una atención especial.

Logo de la Hermandad y la Euzko Etxea de Aranzazu en Lima

Por un lado la Hermandad de Nuestra Señora de Aranzazu de Lima  y el centro vasco que ha nacido de ella: Limako Arantzazu Euzko Etxea – Lima Basque Center. Como intentamos explicar en nuestros artículos, para nosotros esta institución vasca en América tiene un valor muy especial porque se fundó en 1612 por miembros de la «nación vascongada» en Lima. Una entidad que desde entonces se ha mantenido viva a pesar de todos los avatares y embates a los que le ha sometido la historia de aquella parte del mundo.

Por el otro, la comunidad pasionista que lleva más de un siglo trabajando en la Amazonía peruana. Estas actividad misionera pasionista ha estado liderada desde sus orígenes, desde que llegaron los doce primeros misioneros en 1913, por vascos. Hasta el punto de que los cinco obispos al cargo del Vicariato Apostólico de Yurimaguas desde su creación por el Papa Benedicto XV en 1921, han sido vascos. Incluyendo el actual. La vecina Prelatura de Moyobamba, estuvo bajo responsabilidad pasionista vasca desde su creación en en 1953 hasta el año 2000. De los cuatro obispos que ha tenido, los tres primeros fueron vascos y pasionistas.

Logo del Vicariato de Yurimaguas

La labor, la inmensa labor, realizada por estos misioneros en las profundidades del Amazonas puede ser calificada como una epopeya. Una epopeya de vascos comprometidos. Porque, no nos olvidemos, de todos los colectivos que conforman la Diáspora vasca, el de las misioneras y misioneros es el único que salió al mundo no a buscarse una vida mejor, sino a intentar ofrecer una vida mejor a las comunidades a las que acudían.

Hace un año ya  entrevistábamos a este pasionista vasco. Lo hacíamos desde el espacio que cada lunes nos cede Onda Vasca, y lo hacíamos cuando aún era Administrador Apostólico del vicariato de Yurimaguas.

Aristín, nació en Palencia (un 25 de diciembre de 1954) y ha sido vecino del barrio bilbaino de San Ignacio desde los cinco años. Él es teólogo y Psicólogo Clínico y, desde 1979, pasionista. Antes de dirigirse a misiones fue vicario parroquial en la parroquia de la Pasión de Bilbao, la iglesia de San Felicísimo situada en el bilbaino barrio de Deusto, que es el corazón de la provincia religiosa Sagrado Corazón (SCOR). Una provincia pasionista que abarca dos continentes y que está dividida en 4 zonas: Zona Península Ibérica (Pais Vasco peninsular y Galicia);  Zona Madre de la Santa Esperanza (Venezuela Panamá, Colombia y Ecuador); Zona Monseñor Romero (El Salvador, Guatemala, México y Cuba); y la Andina (Bolivia, Chile y Perú).

Esta es nuestra forma de sumarnos a una celebración que recuerda a todas las vascas y vascos que a lo largo de la historia, por razones económicas, políticas, de aventura, o de solidaridad, salieron de nuestra patria. Ellos, y con ellos todos los vascos, han sido protagonistas de las grandes y pequeñas historias que han cambiado el mundo. Y a ellos y ellas, a los que ya partieron y a los que siguen llevando el orgullo de ser vascos en todos los rincones del planeta, les mandamos nuestro saludo y nuestro agradecimiento por llevar lo mejor de nuestra nación a todos los rincones de orbe.

Y como en años anteriores, «encendemos» una vela por los que ya partieron. Para recordarles y para que ayudarles a encontrar el camino a casa.

Argizaiolak
Argizaiolak por los vascos y vascas de la diáspora