Nos hemos enterado gracias a la cuenta en Twitter de Basque Children of ’37 Association, una asociación británica que guarda y difunde con esmero la memoria de los niños vascos refugiados en Gran Bretaña. Una asociación de la que hemos hablado mucho y de la que seguiremos hablando siempre que nos sea posible. Porque su labor es extraordinaria.

Resulta que uno de los más importantes «Amigos de los vascos» que ha tenido este Pueblo en toda su historia, nació un 22 de noviembre de 1909. Este periodista de raza y hombre bueno, falleció en un accidente cuando viajaba en un jeep del Ejército que él mismo conducía, en Birmania, el 25 de diciembre de 1944.

En sus 35 años de vida, este británico nacido en Sudáfrica, defendió, contando la verdad en sus artículos periodísticos, las causas perdidas de los etíopes en su lucha contra los invasores italianos, y de los vascos en su lucha contra los insurrectos franquistas. Una vida y una labor que, sin duda, es digna de ser recordada.

Nosotros lo hemos hecho siempre que hemos tenido ocasión, porque como vascos sentimos que tenemos una deuda perpetua con este periodista que contó lo que pasaba ante sus ojos. Sin dejarse influir ni por las presiones ni por las amenazas.

El dio a conocer al mundo la masacre que los insurrectos, y su aliados nazis y fascistas italianos, realizaron con el bombardeo de Gernika, y su crónica, publicadas en el Times y en el New York Times, sirvió para demostrar la barbarie de éstos.

Hoy, con un dia de retraso, queremos rendir homenaje a este periodista y agradecer, una vez más, su compromiso con la verdad y la justicia. Un compromiso que le costó su trabajo, pero que le hizo entrar en la Historia.

Como ya hemos dicho, son numerosas las ocasiones en las que hemos hablado de George L Steer. Pero en 2017 preparamos una crónica en la que intentamos recoger todo el gran trabajo que realizó en Euskadi.

George L. Steer. Crónica sobre el periodista que dio a conocer al mundo el Bombardeo de Gernika