Hace unas semanas dedicamos un amplio artículo a la gran gesta vasca en la Amazonía peruana. No es una gesta de conquista o descubrimiento, sino de servicio, compromiso y entrega. Es la historia de los 106 años de presencia de los Pasionistas vascos en la selva del Perú.

Hoy recogemos una entrevista a Jesús María Aristín, el obispo responsable del Vicariato de Yurimaguas. Una entrevista incluida dentro de el homenaje que realizamos a los Padres Pasionistas vascos en la selva del Perú con motivo del primer aniversario del fallecimiento del también obispo pasionista de Yurimaguas, Miguel Irizar, y que se ha gestionado a través de Limako Arantzazu Euzko Etxea.

Las primera cosa que hay que tener en cuenta es que Yurimaguas es un obispado misionero que desde su creación en 1921 ha tenido siempre un obispo Pasionista y vasco:

      • Atanasio Celestino Jáuregui y Goiri, C.P. (1921 – 30 agosto 1957)
      • Gregorio Elias Olazar Muruaga, C.P. (31 agosto 1957 – 25 marzo 1972)
      • Miguel Irizar Campos, C.P. (25 marzo 1972 – 6 agosto 1989)
      • José Luis Astigarraga Lizarralde, C.P. (26 novembre 1991 – 17 dicembre 2016)
      • Jesús María Aristín Seco, C.P., desde el 17 dicembre 2016.

La hemos emitido hoy en el espacio que cada lunes dedica el programa Atsalde pasa de Onda Vasca a nuestro blog. Y se ha transmitido al día siguiente de la segunda edición del Día de la Diáspora, en la que se recuerda a todos los vascos que a lo largo de siglos han salido fuera de su Patria. Este año, las misioneras y misioneros han tenido un papel protagonista. Si la Diáspora vasca nunca ha sido recordada y atendida por la sociedad de nuestro país como por derecho se merece, las personas que han salido a misiones están el el grupo de los más olvidados o invisibilizados.

Un recuerdo a las misioneras y misioneros en el Día de la Diaspora 2019
Un recuerdo a las misioneras y misioneros en el Día de la Diáspora 2019

Realizar esta entrevista ha sido una gran experiencia, y para nosotros, como siempre lo decimos, es devolver parte de una deuda que como sociedad y de forma personal sentimos que tenemos con esta congregación y como todas las misioneras y misioneros vascos que han llevado lo mejor de nuestra Patria por el mundo.

Recomendamos escucharla. Nos ayudara a entender muchas cosas del presente y a descubrir las grandes cosas que un puñado de vascos hicieron en aquellas tierras. empeñados en crear un mundo mejor habitado por personas libres de las cadenas de la miseria y dotadas de dignidad.

Solo nos queda agradecer a monseñor Aristín su amabilidad y su paciencia. Esperamos poder recorrer algún día ese camino de los pasionistas vascos que une el puerto de Callao con Yurimaguas, a través del desierto, de los andes y la selva. Un camino de sacrificio y esperanza que aun hoy es una aventura.

Su invitación final es algo a recibir con enorme interés. No se nos ocurre mejor “año sabático” para jóvenes vascos que hayan acabado su formación que ir allí a descubrir otro mundo donde sus conocimientos son una bendición y donde poner en práctica lo que han aprendido. Seguro que será el año en que más útiles se van a sentir.

 

 

Fotografía: Hermandad de Nuestra Señora de Aranzazu de Lima

anuncio-productos-basque-728x85-2