Jorge Paredes Laos publica en el diario peruano El Comercio un interesante artículo sobre la vida y la obra de Martín de Múrua, un gipuzkoano que, como fraile mercedario, vivió largos años en las colonias americanas del rey de Castilla y en especial en el Reino el Perú, realizando su labor de fraile “doctrinero”.

Ilustración de la Historia general del Piru de Martín de Murúa (Digital image courtesy of the Getty's Open Content Program)
Ilustración de la Historia general del Piru de Martín de Murúa (Digital image courtesy of the Getty’s Open Content Program)

Durante su estancia en aquellas tierras, aprendió los idiomas locales, algo imprescindible para enfrentarse a su misión “evangelizadora”; realizó negocios muy poco adecuados para su estatus de fraile; y se empeño en escribir una “Historia General del Perú. Origen y descendencia de los incas, donde se trata, así de las guerras civiles incas, como de la entrada de los españoles“. Que era así como se llamó la crónica que, finalmente y después de varias versiones, acabó mandando imprimir en Madrid en 1616 y que no vio impreso.

El trabajo, conformado finalmente por tres libros y que cuenta con 122 ilustraciones, vivió una intensa transformación desde su primera versión conocida, de finales del XVI hasta la definitiva. Tal y como Annalyda Ávarez-Calderón  nos relata en su artículo “La crónica de Fray Martín de Murúa: mentiras y legados de un mercedario vasco en los Andes” publicado en 2007 en la Revista Andina.

El autor del artículo que recogemos, Jorge Paredes Laos, nos cita el libro de otro vasco, para conocer la vida de Martín de Múrua: el del historiador Francisco Borja de Aguinagalde, publicado en 2017 y titulado al estilo de los libros del siglo XVI, “Un misterio resuelto. El autor de la Historia general del Perú, Fray Martín de Murúa (1566? – 1615), de Eskoriatza”

No deja menos que parecernos impresionante, en estos tiempos en que una persona de 30 años recibe el calificativo de “joven”, ver las andanzas viajes, actividad y producción de una persona del siglo XVI-XVII que vivió menos de 50 años.

Lo mismo que no deja de llamarnos la atención presencia de la constante “vasca” en la historia del Perú, desde el inicio de la conquista y, por lo tanto, desde los primeros pasos en el camino de la construcción de la República del Perú que hoy conocemos. Una presencia que se proyecta de una forma perfecta, en la creación de Ilustre Hermandad Vascongada de Nuestra Señora Aranzazu de Lima en 1612, es decir apenas 80 años después de la fundación de Lima. Una Hermandad creada por “los caballeros hijos-dalgo que residen en esta Ciudad de los Reyes del Perú, naturales del Señorío de Vizcaya y Provincia de Gipuzkoa y descendientes de ellos, y de los naturales de la Provincia de Alava, Reino de Navarra y de las cuatro Villas de la costa de la Montaña…en el Convento de San Francisco de esta Ciudad, en la capilla que tiene advocación el Santo Cristo y Nuestra Señora de Aranzazu”.

Les dejamos la referencia del artículo de El comercio, y el enlace para conseguir el PDF del libro de Francisco Borja de Aguinagalde.

El Comercio – 2/1/2018 – Perú

Un misterio llamado Martín de Murúa

Su vida estaba cubierta por un velo de misterio. Se sabía que había nacido en algún lugar del País Vasco, y que un día de 1580 apareció en el Cusco convertido en mercedario. Ya entonces había conocido al cronista indígena Guamán Poma de Ayala, a quien había contratado como ayudante para emprender juntos la tarea de contar la verdadera historia de los incas.

(Sigue) (Traducción automática)

Libro de Francisco Borja de Aguinagalde en versión PDF:  www.academia.edu/35366611.


Tomado de la obra Códice Murúa: Historia y genealogía de los reyes incas del Perú del padre mercedario fray Martín de Murúa: códice Galvin (2004 [1590]). En el brazo del personaje se puede leer: "Vila Oma" y en la pierna del mismo: "El gran pontífice del Inga"; ambas inscripciones dan cuenta de la alta jerarquía del individuo, la cual se ve a su vez reforzada mediante el uso de la diadema en forma de media luna, el brazalete o chipana, bastón de mando y el adorno de barbilla.
Tomado de la obra Códice Murúa: Historia y genealogía de los reyes incas del Perú del padre mercedario fray Martín de Murúa: códice Galvin (2004 [1590]). En el brazo del personaje se puede leer: “Vila Oma” y en la pierna del mismo: “El gran pontífice del Inga”; ambas inscripciones dan cuenta de la alta jerarquía del individuo, la cual se ve a su vez reforzada mediante el uso de la diadema en forma de media luna, el brazalete o chipana, bastón de mando y el adorno de barbilla.(fuente)
anuncio-productos-basque-728x85-2