Esta entrada también está disponible en: Inglés

Hemos hablado en varias ocasiones de los Arborglyphes/Arboglifos en nuestro blog. Una extraordinaria, y perecedera, herencia que los vascos que viajaron a los USA han dejado grabadas en las cortezas de los álamos durante los largos meses que pasaban como solitarios pastores en las montañas del Far West.

Hoy recuperamos este tema, porque hay un fantástico artículo publicado en la web Atlas Obscura, que busca ser una guía definitiva a lugares maravillosos y curiosos del mundo. El texto está firmado por Kelsey Kennedy, que ha contado con informaciones de John Bieter, uno de los miembros de una familia que forma parte del núcleo de la comunidad vasca en Boise.

Sawtooth National Forest in Idaho, where Basque arborglyphs have been found. ACROTERION/CC BY-SA 3.0
Sawtooth National Forest in Idaho, where Basque arborglyphs have been found. ACROTERION/CC BY-SA 3.0

El artículo nos cuenta los datos claves para entender esta parte de la memoria vasca en los USA y la importancia de guardar ese gran libro al aire libre que recoge las historias, los anhelos y los deseos (incluso carnales) de aquellos vascos “perdidos” en el otro extremo del mundo.

Atlas Obscura – 3/10/2017 – USA

The Mysterious Tree Carvings of America’s Basque Sheepherders

SOME AMERICANS, TO LEARN ABOUT their ancestors, can dig through documents detailing when they passed through Ellis Island or flew in or got married, or where they lived at the time of a census. But for some Basque families in the United States, the only record they have of their immigrant ancestors is carved into trees in secluded aspen groves throughout the West. Names, dates, hometowns, and other messages and art scar the pale bark of aspens where Basque men watched over herds of hundreds of sheep from the 1850s to the 1930s.

(Sigue) (Traducción automática)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2