Sin duda un buen número de lectores ya conocerán esta historia, pero dado que nos hemos tropezado con una vieja información sobre este asunto, no nos hemos resistido a compartirla.

Detalle de la web de Neumáticos Euzkadi
Detalle de la web de Neumáticos Euzkadi

Resulta que por las carretas de México y de Brasil, hoy en día miles de vehículos ruedan con el nombre de Euzkadi grabado a fuego. Es el legado más evidente de un vasco de Alonsotegi, Ángel Urraza, que llegó en 1910 a México con 100 pesetas en el bolsillo y acabó construyendo un imperio industrial. Una historia de éxito que nace con la creación en 1929 de la Compañía Manufacturera de Artefactos de Hule Euzkadi, S.A.

La página de Neumáticos Euzkadi cuenta la historia de lo que fue, sin duda, el mayor éxito empresarial de aquel bizkaino. Por su parte la entrada dedicada por el blog Batallas en el desierto  a su biografía, nos cuenta la historia tanto del resto de sus actividades empresariales como sus aspectos más personal.

Imagen de un anuncio de Neumáticos Euzkadi
Imagen de un anuncio de Neumáticos Euzkadi

A pesar de la compra de la compañía en 1991 por parte de la alemana Continental, hoy en día sigue habiendo neumáticos con el nombre de Euzkadi en su lateral. Sin duda por el peso de la marca en el mercado mexicano y brasileño.

Pero además la “herencia” va mucho más allá. Resulta que desde 1935 existió en esa compañía un sindicato independiente: el SINDICATO NACIONAL REVOLUCIONARIO DE TRABAJADORES DE EUZKADI (SNRTE). Un sindicado nacido de la necesidad de crear una estructura alternativa a la red de sindicatos controlados por la administración.

Tras la compra de Neumáticos Euzkadi por parte de Continental, ésta decidió cerrar la factoría de Jalisco. Fue un 16 de diciembre del 2001 cuando la propiedad cerró la factoría sin aviso previo. Lo que dio lugar a un conflicto laboral que acabó en agosto de 2004. Continental vendió a los trabajadores 50 por ciento de la planta de el Salto, a cambio del pago retroactivo que la empresa les debía.

Lo que dio lugar a un “milagro”. Una cooperativa de trabajadores, formada por los que durante tres años habían mantenido una huelga en defensa de su puesto de trabajo, fue capaz de volver a poner en marcha la factoría; de fabricar neumáticos; y de conseguir que la empresa siga en activo hoy en día.

Parece que la existencia de un sindicalismo comprometido y de un cooperativismo obrero viable, están íntimamente unidos a la palabra Euskadi.

Les dejamos la historia de Neumáticos Euzkadi contada desde la web de la empresa; la biografía de Ángel Urraza, contada por el blog Batallas en el desierto; y la historia, relatada en dos entregas por la web norteamericana Labor Notes, y firmada por Jane Slaughter, de como los trabajadores de una de las plantas, la de El Salto en Jalisco, fueron capaces de vencer en una huelga y sobre todo, de cómo fueron capaces de constituir una cooperativa eficaz y rentable que tiene ya 13 años de vida.

Euzkadi –  – México

Euzkadi…una empresa con historia

1929 – Don Ángel Urraza, estando al frente de una pequeña empresa de tacones de hule, funda la Compañía Manufacturera de Artefactos de Hule Euzkadi, S.A.La perseverancia en el trabajo unida a la calidad del producto y visión hacia el futuro creó en forma extraordinaria la empresa más importante de México y con mayor penetración de mercado en la venta de llantas.

(Sigue) (Traducción automática)

Batallas en el desierto – 21/10/2010 – México

Ángel Urraza; empresario español en La Laguna

La vida Ángel Urraza Caracho es un ejemplo de éxito a pesar de la adversidad. Nacido en 1891, en el pueblo Alonsotegui en la provincia de Vizcaya, España, llegó a México poco antes del comienzo de la Revolución. Desembarco en Veracruz, con tan sólo cien pesetas en el bolsillo como único capital. Aunque estuvo poco tiempo en la ciudad de México, decidió fijando su lugar de residencia en La Lagunera, donde se empleó originalmente en trabajos agrícolas en la hacienda de Santa Teresa propiedad de Rafael Arocena.

(Sigue) (Traducción automática)

Labor Notes – 2/4/2013 – USA

Trabajadores mexicanos ganan la propiedad de una planta llantera después de tres años de huelga

“Si los dueños no la quieren, hay que trabajarla nosotros.” Cuando una fábrica cierra, la idea de que los trabajadores se vuelvan dueños de ella, es una idea que sale a relucir pero usualmente muere. Los obstáculos para comprar la planta, inclusive una planta con problemas, son grandes y una vez entrando de nuevo al mercado los nuevos trabajadores-dueños se enfrentan a todas las presiones que ayudan a la compañía irse a la quiebra en primer lugar. La mayoría de las cooperativas son pequeñas, como el colectivo de taxis en Madison o una panadería en San Francisco.

(Sigue) (Traducción automática)

Labor Notes – 3/4/2013 – USA

¿Podrían los propietarios-trabajadores hacer funcionar esta fábrica?

Un neumático no es sólo un pedazo de goma con un agujero en él. Esto lo aprendí cuando estuve en la cooperativa de trabajadores que hace los neumáticos Cooper en El Salto, México. Un neumático es un producto sofisticado que se produce a través de una cadena de procesos químicos, un montón de maquinarias golpeando el caucho, y todavía la intervención de la mano del hombre.

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2