Raphael Minder, el corresponsal del New York Times, es un “viejo conocido” de nuestro blog. Son numerosas las ocasiones en que el ha firmado artículos en el diario norteamericano que han sido recogidos en nuestro blog.

Acaba de publicar un interesante artículo en la sección International Arts de su diario, sobre la elección de la idea de “La Paz” como eje principal de la Capitalidad Europea de la Cultura que durante todo el 2016 ostenta San Sebastián.

Un interesante análisis en el que nos encontramos con las quejas de los que opinan que tienen una prioridad especial que les convierte en piezas imprescindibles en cualquier actividad cultural de prestigio que se realice en nuestro país. Tienen una visión utilitarista de lo que debe ser esa actividad cultural. Es decir, piensan que la sociedad vasca, sus instituciones, sus proyectos y sus presupuestos, deben estar a servicio de sus intereses. Deben tener como misión incrementar su brillo y proyección como artistas, y ayudar a incrementar sus cuentas corrientes.

Confunden el adecuado y necesario apoyo que debe dar una sociedad a sus creadores, artistas, arquitectos,… con un derecho a la omnipresencia y a la exclusividad, o a la prioridad. Actúan como si la sociedad a la que pertenecen les debiera siempre algo.

Lo mismo que es bastante penoso ver a un ministro del Gobierno del Reino de España intentar imponer su visión de la realidad. Quejarse de que en la presentación oficial del proyecto multicultural “Tratado de Paz”  existiese una mención a ETA como “un fenómeno político, militar y cultural“, mientras que se condena a ciudadanos vascos por ser parte del “brazo político” de este grupo terrorista, es una contradicción en sí misma.

Siempre hemos definido a este diario New York Times como un auténtico medio “amigo de los vascos“. Y no lo hacemos porque “hable bien” de los vascos, sino porque no deja de sorprendernos su capacidad de hablar con criterio propio de nuestros asuntos. Nos guste o no nos guste lo que dice. Nos agrade o nos nos agrade. Siempre hemos encontrado en sus páginas artículos escritos desde una perspectiva propia, muy alejada de los mensajes, empapados de nacionalismo español o francés, enviados desde centros de políticos, periodísticos y económicos situados en el “corazón” del Reino de España o de la República francesa.

Para acabar, no podemos menos que corregir el texto del artículo del New York Times. El atentado que preparaba ETA para la inauguración del Museo Guggenheim Bilbao no fue frustrado por la actuación de la “policía española”. Lo fue por la actuación de un policía vasco que dio su vida en el cumplimiento de su deber. Era el ertzaina José María Aguirre, de 35 años, casado, con un hijo de nueve anos y vecino de Zalla. La plaza donde se encuentra la entrada del Museo y Puppy, lleva su nombre. Para que su nombre y su sacrificio no se olvide.

The New York Times – 26/9/2016

As Culture Capital, San Sebastián Weighs the Theme of Peace

For most cities, being chosen as a European capital of culture brings a wave of positive attention, raising the profile of their arts scene and drawing international visitors. But in San Sebastián, a resort on Spain’s northern coast best known for its beaches and cutting-edge restaurants, the annual honor has become intertwined with the Basque region’s long-running disputes over identity, politics and autonomy.

(Sigue)

Traductor de Google. New York Times no siempre admite el sistema automático de traducción de Google. Es necesario copiar el texto y pegarlo en la página del traductor


An exhibition at the Koldo Mitxelena Cultural Center in San Sebastián, Spain, part of the multidisciplinary project “Peace Treaty.” The city has been designated as a European capital of culture this year. Credit Dani Blanco/San Sebastián 2016 Foundation
An exhibition at the Koldo Mitxelena Cultural Center in San Sebastián, Spain, part of the multidisciplinary project “Peace Treaty.” The city has been designated as a European capital of culture this year. Credit Dani Blanco/San Sebastián 2016 Foundation
anuncio-productos-basque-728x85-2