Ayer nos enterábamos del fallecimiento de un Patriota Vasco (así, con mayúsculas) en Argentina. Se trata de Isidro Legarreta. Nacido en Euskadi, fallecido en Argentina, pero siempre viviendo en “vasco”. En su juventud, como abertzale comprometido en su Hernani natal, y desde Argentina, desde su obligado exilio tras el triunfo del fascismo en la Guerra Civil, realizando una labor fundamental de organización y apoyo a la resistencia.

Su labor, su lucha permanente, por la “Causa del Pueblo Vasco“, tuvo unos frutos extraordinarios en la tierra que le acogió, Argentina. Una labor que creó muchas de las bases de lo que ha sido la estructura de los vascos en aquel país austral. Una labor que fue fundamental para que el Gobierno Vasco en el exilio pudiera mantenerse durante los negros años del franquismo.

Nosotros no le conocimos personalmente, pero si hemos conocido y disfrutado de la obra, enorme y extraordinaria, de esa generación de vascos a los que Isidro Legarreta en este caso representa. Una obra que ha ayudado de una forma fundamental no sólo a conservar el espíritu del nacionalismo vasco, sino que tuvo un papel protagonista en la resistencia a la dictadura y en la ayuda a los vascos que, desde dentro y desde fuera, se esforzaron en mantener la llama de la Libertad vasca.

Fueron personas extraordinarias, que realizaron un trabajo extraordinario y fundamental, que las generaciones posteriores nunca hemos reconocido lo suficiente. Aunque conociendo a aquellas mujeres y hombres, no creo que les importara mucho. Su objetivo, su misión la cumplieron con creces y ellos se sentían orgullosos del trabajo bien hecho. Muchas veces nos preguntamos si nosotros podremos ofrecer al final de nuestras vidas un curriculum como patriotas vascos que se acerque, aunque sea un poco,  al de estas vascas y vascos extraordinarios

Goian Bego.

Deia ha publicado un obituario en el que se recoge ese papel clave de Isidro Legarreta  y en el que se explica su labor por Euskadi desde el exilio.  Resaltando como la distancia y el exilio le hizo, si cabe, más abertzale y mas comprometido con su patria.

Deia – 19/6/2016 – Euskadi

Isidro Legarreta, abertzale, euskaltzale, el roble y el ombú

Me comunican la muerte de Isidro Legarreta, un pequeño gran hombre por el que siento una admiración inmensa. Por ser aber-tzale y antifranquista tuvo que abandonar muy joven Euskadi, su Hernani natal, y recaló en Argentina, donde se hizo aún más abertzale si cabe. No solo eso: consiguió contagiar su ilusión, su activismo, en pro de la Causa Vasca en decenas y decenas de euskaldunes que vivían, como él, en Argentina. Isidro era quizás el último ‘prohombre’ de aquella generación de aber-tzales que en tantos puntos del Mundo,

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2