Hemos escrito en numerosas ocasiones sobre la figura del modisto vasco Cristobal Balenciaga, sobre su museo de Getaria, sobre el espacio que le dedican museos en todo el mundo, o sobre la minimización de su “vasquidad”.

Tenemos que reconocer que todas las facetas de este vasco universal nos fascinan. Pero también reconocemos que esa tendencia que tienen los medios, y las instituciones que preparan las exposiciones, de obviar o relativizar su vasquidad, nos desespera de una forma intensa. La aplicación a Balenciaga de esa costumbre de evitar aplicar el calificativo de “vasco” a casos de éxito, relegando ese calificativo a los mensajes negativos, lo recogíamos hace tiempo en un artículo titulado, “Museo Balenciaga: Inaugurado el museo dedicado a un diseñador español, hijo de un pescador vasco”.

Eso es algo que podemos encontrar, también, en algunas de las informaciones que se refieren a esta exposición sobre la obra de Balenciaga que está realizando el Museo de Arte Moderno de México.

Hay una tendencia a olvidar la definición que hace de él y de su trabajo el también diseñador e íntimo amigo de Balenciaga, Hubert de Givenchy : “Él tenía una visión diferente de la moda….Una visión fuerte, al estilo del Pais Vasco, con una personalidad muy vasca”. Una tendencia que parece olvidar que se formó en lo humano y en lo profesional en el País vasco, o era euskaldun.

Ciertamente seguimos notando cómo muchos quieren seguir proyectando la idea de que:

“Un vasco puede ser pescador, terrorista, segalari,  tenista, futbolista o incluso, con un poco de suerte, cocinero. Pero si has compuesto el Bolero de Ravel, o eres el genio que revolucionó el mundo de la moda, no puedes ser vasco, te tienen que pasar a una categoría superior, a la de francés o español.”

Esperamos que la exposición sea un gran éxito, pero también nos gustaría que supieran que van a ver la obra de un vasco, que nació en una familia humilde vasca, que hablaba euskera, que se formó entre vascos, y que está enterrado en el cementerio de Getaria, frente al mar de los vascos.

 

La Razón – 7/5/2016 – México

La elegancia de Balenciaga toma el Museo de Arte Moderno

El Museo de Arte Moderno cambió la tela de los lienzos tradicionales y desde hoy hasta el 4 de septiembre tafetanes, sedas, gasas, razos, paños, lanas y otros textiles engalanan su sala principal en la exposición Cristóbal Balenciaga, una muestra que a través de vestidos, bocetos, figurines, fotografías y pinturas da cuenta del trabajo del diseñador español.

(Sigue) (Traducción automática)

El Imparcial – 29/4/2016 – México

Diseños originales de Balenciaga llegan a México

El Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México se estrena en el mundo de la moda con una exhibición del maestro español Cristóbal Balenciaga.
“Esta es la primera exposición de moda que hay aquí en el Museo de Arte Moderno y por eso para nosotros es un doble gusto”, dijo el jueves María del Carmen Canales, jefa de colecciones del museo, quien destacó que la institución ha trabajado dos años en la realización de la muestra. “Estas piezas ya están consideradas como obras de arte y las cuidan como tal”.

(Sigue) (Traducción automática)

Milenio – 7/5/2016 -México

Balenciaga o el encanto de la aristocracia

El modisto español Cristóbal Balenciaga (Getaria, 1895–Alicante, 1972) solía repetir: “una mujer no tiene la necesidad de ser perfecta ni hermosa para llevar mis vestidos. El vestido lo hará por ella”. Al conjugar la maestría técnica con la perfección estética, las creaciones del diseñador vasco ofrecieron la fórmula para hacer a una mujer bella y elegante.

(Sigue) (Traducción automática)

 

 

anuncio-productos-basque-728x85-2