Siempre que hablamos de Cristobal Balenciaga nos viene a la cabeza Maurice Ravel. Los relacionamos por ser los dos vascos, por haber nacido en un puerto de pescadores de la Costa Vasca, o por haber vivido juntos el paso del siglo XIX al siglo XX y haber sido protagonistas de las vanguardias artísticas de aquellos momentos.

Pero también por ser protagonistas principales de esa misteriosa enfermedad que ataca a los responsables de las informaciones que se escriben sobre estos, y otros muchos, protagonistas vascos de la Historia. Muchos de ellos se olvidan de que son “vascos”. Se les escapa ese pequeño detalle a la hora de escribir sus biografías o las reseñas vitales de nuestros compatriotas.

Aun más en casos de artistas como Balenciaga o Ravel, se olvidad incluso de citar la influencia que la cultura vasca ha tenido en sus creaciones. Llegando incluso, en los casos más intensos de esta enfermedad, a negar la existencia de dicha influencia. Dando a entender que si un artista es universal, moderno, transformador,… no puede tener influencias de una cultura tan contraria a esos valores como la vasca.

Por suerte, siempre hay personas, expertos, e instituciones que no dejan pasar este detalle a la hora de contar lo esencia de estos vascos universales.

¿Por qué les contamos todo esto? Muy sencillo. Porque el Mode Museum (MoMu) de Amberes inaugurará el próximo mes de marzo una exposición denominada Game Changers – Reinventing the 20th century silhouette, que va a estar dedicada al modisto vasco.

Nos gusta cómo presentan esta exposición, porque definen sus origen de una forma muy directa:

The central figure in the exhibition is the Basque fashion designer Cristóbal Balenciaga
(La figura central de la exhibición es el diseñador vasco Cristobla Balenciaga)

Así, claro y conciso sin tener necesidad de dar más explicaciones. Porque muchas veces parece eso de “vasco” es poco y hace falta incorporarlos a colectivos mas “serios” como el francés o el español.

Pero este no ha sido el caso. Aunque también es verdad que hablan de todas las influencias del diseñador vasco, menos las que recibió cuando era el hijo de una costurera y de un pescador, viviendo en Getaria (donde, por cierto, tiene un magnífico museo). Es decir, las influencias vascas, de las que tan claramente habla el también diseñador Hubert de Givenchy en Paris March.

Pero no nos quejemos, en esta exposición el diseñador vasco será el protagonista. Que no es poco.

Mode Museum – 2/2016 – Bélgica

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2