Esta es una historia curiosa que sucede en Chile, que es (por lo que dicen) uno de los mayores logros de los vascos. Se trata de una población, creada por vascos para ser sede de unos astilleros, y que recibió el nombre de Nueva Bilbao de Gardoqui. Una historia que nos la cuenta una web que se dedica a recoger información sobre Chile.

Nuevo Bilbao de Gardoki tuvo carta fundacional como villa pocos años antes de la independencia de Chile, en 1790. Una carta fundacional que le fue otorgada por el gobernador de Chile Ambrosio O`Higgins. Sí, el irlandés que fue el padre de Bernardo O`Higgins, el héroe de la independencia de Chile, y que era descendiente de irlandeses y vascos (pueblos que conocen muy bien el valor, y el precio, de la Libertad).

Aquella chilena villa de Bilbao, fundada por vascos y creada para ser puerto y ser sede de un astillero, estaba dedicada a otro vasco, clave en la historia de América: Diego de Gardoqui. Estaba, por lo tanto, dedicada al bilbaíno que jugo un papel clave en la consecución de la independencia de los Estados Unidos de América del Norte y del que ya hemos hablado en varias ocasiones en nuestro blog.

A aquella ciudad fundada por vascos, con el nombre de una ciudad vasca y dedicada a un vasco, le cambiaron el nombre en 1828. Pasó a llamarse Constitución, en honor de la recién aprobada Constitución de la República de Chile, que había conseguido la independencia del Reino de España. Un cambio que no ha impedido que en uno de los cuarteles del escudo de la ciudad chilena se conserve una imagen del escudo de la ciudad vasca del que, en origen, tomó nombre.

Escudo de Ciudad Constitución (Chile). Antes Nueva Bilbao de Gardoqui, donde se mantiene la referencia a Bilbao
Escudo de Ciudad Constitución (Chile). Antes Nueva Bilbao de Gardoqui, donde se mantiene la referencia a Bilbao

Una historia interesante la de esta población de Chile que parece que está unida íntimamente a la historia de la ciudad de la que tomó nombre. Desde sus principales actividades, hasta su interés para el turismo, pasando por los problemas que le ocasionó la barra del puerto. Un problema que le hizo perder importancia como puerto, en los mismos años en que Evaristo de Churruca, solucionaba de forma definitiva ese grave problema del Puerto de Bilbao.

Sin duda, muchos estaríamos dispuestos a cambiar de nombre a Bilbao, si pasase de ser regida por el Fuero de Logroño, o por cualquier otra norma extranjera, a ser regida por la Constitución de la República Vasca.

Revista de Chilenidad – 8/7/2015 – Chile

De Nueva Bilbao a Constitución: Una ciudad en homenaje a la Carta Magna de 1828

Un pueblo que nació a orillas del mar, evolucionó de ciudad puerto-astillero a ciudad-balneario, siendo hoy un excelente panorama para disfrutar de sus paisajes compuestos por fantásticos roqueríos y playas que se extienden a lo largo de 5 kilómetros de arena gris oscura y textura media.

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2