Un buen amigo nos ha avisado de la existencia de este artículo publicado en el diario argentino Clarín y que referencia, en su página de Facebook, Bilbao International.

Berto Gonzáles Montaner es el editor general del Diario de Arquitectura ARQ,  y que forma parte de Clarín, el diario argentino. Él ha estado unos día en Bilbao como consecuencia, el mismo lo explica en el artículo, de una visita a su tierra de origen de su mujer, que es de ascendencia vascuence.

Una de las cosas que todo visitante debe hacer cuando visita Bilbao es subir al monte Artxanda, una parte peri-urbano muy popular entre los bilbainos, para disfrutar de una magnifica vista sobre el casco urbano. Nuestros protagonistas así lo hicieron y, como no puede ser de otra manera, la faceta profesional de él salió a la superficie.  Viendo la transformación de Bilbao, que se ha convertido en una referencia a nivel internacional, ha buscado comparaciones con situaciones locales. En este caso  del Riachuelo, que es como se conoce en su tramo final antes de desembocar an el Río de la Plata, al Rio Matanzas. Un cauce que ha conocido y conoce, muchos problemas que son comunes con los que ha conocido, y aun conoce, la Ría de Bilbao: contaminación e inundaciones.

Una de las cosas que más nos ha llamado la atención es cómo en el “imaginario local” treinta años de actuaciones estratégicas para cambiar el Bilbao metropolitano, quedan en una especia de nube en el que todo queda mezclado e, incluso, en el que se asignan responsabilidades de actuaciones a quien no las tiene.

“Esto era una inmundicia. Todos los desechos industriales y cloacales iban a parar al río que estaba totalmente contaminado y largaba un olor insoportable. Cuando llovía mucho y subía el mar, las aguas del Nervión no se podían evacuar y provocaba inundaciones. ¡Hasta el Teatro Arriaga, en la puerta del Casco Viejo, tuvo agua hasta los cuatro metros!”, recordaban. Pero cuando sacaron las industrias contaminantes de la ciudad, hicieron la planta depuradora y limpiaron el río, todo cambió. “Fue con los socialistas”, dijo uno de ellos deslizando sus simpatías políticas. Con el Plan Ría 2000 vinieron el Guggenheim, los parques, el subte diseñado por Foster, la Biblioteca de Rafael Moneo, el Paraninfo de Alvaro Siza, la torre Iberdrola de Pelli. “Pero lo bueno”, dijo el más joven de ellos con entusiasmo, “es que ¡vamos, esto sigue!”. Y nos señaló la ubicación de las últimas obras como la Arena donde juega el Bilbao básquet o la Alhóndiga de Philippe Starck, una antigua bodega convertida en un inédito espacio urbano cubierto y multifuncional. Así se dio lo que se conoce como el “Efecto Guggenheim”, reconvirtiendo zonas industriales con obras de infraestructura y arquitectura de calidad y preparando a la ciudad para la industria del ocio y el turismo.

De esa descripción, realizada por “voluntarios paseantes“, casi nada es mentira, y poco se ajusta a al realidad.

El problema de las avenidas e inundaciones en la zona de Bilbao, es un problema solucionado en parte, pero no solucionado del todo. Aunque la apertura completa del Canal de Deusto y a conversión en Ría lo que es ahora la Península de Zorrozaurre, ayudará mucho. Pero no e sun problema proveniente ni de la contaminación ni de la industrialización. Es más, la actividad del puerto en la Ría, con sus dragados constantes, han evitado unas cuantas inundaciones. El problema viene, al igual que en el Riachuelo bonaerense, de la mania que tenemos los humanos de vivir pegados a los cauces fluviales y ocupando las zonas de inundación.

El Plan Integral de Saneamiento de la Ria de Bilbao del Consorcio de Aguas de Bilbao, es un proyecto puesto en marcha en 1979, por lo tanto planificado desde mucho antes, y financiado por los propios usuarios (con un presupuesto total que supera ampliamente los 800 millones de euros), que ha permitido recuperar las aguas de este cauce bizkaino. La limpieza de la Ría de Bilbao nada, o muy poco, tiene que ver con la desaparición de industrias contaminantes, sino con la voluntad de tener una Ría limpia. Que es muy diferente.

Decir que “fueron los socialistas” ( no sabemos si se refiere a la limpieza de a Ria, a la transformación de Bilbao, o a no sabemos qué) tiene una cierta gracia. La verdad es que del Socialismo español, al igual que del Partido Popular, Bilbao ha recibido muy poco. Ni inversiones directas, ni voluntad política. Nunca dejaremos de recordar que el Museo Guggenheim tiene la mitad de la superficie que en el proyecto original, “gracias” a las imposiciones socialistas. Lo que genera serios problemas de logística a los gestores de la institución, que tienen que ver cómo sus almacenes tienen que estar fuera del propio museo, por falta de sitio. Sí es verdad que fue un gobierno del PSOE el que firmó con las Instituciones vascas la creación de Bilbao Ría 2000. Pero es que los pocos votos del “Grupo vasco” en el Congresos de los Diputados tienen un “gran poder” cuando el gobierno no tiene apoyos suficientes, y Bilbao Ria 2000 no “quito” dinero a ningún gobierno español de sus intereses inversores prioritarios (que nunca pasan por el País Vasco).

El “Plan Ría” al que se refiere en entusiasta socialista de la conversación, nos imaginamos que tiene que ver con Bilbao Ría 2000. La Verdad es que poco, nada, tiene que ver esta institución con la construcción de Metro Bilbao donde (tampoco esta vez) el Gobierno  español no puso ni “una peseta”.

Por último, en relación con lo comentado por los entusiastas voluntarios (todos los bilbainos están muy orgullosos de lo ocurrido en Bilbao, y todos desean contárselo a los visitantes), se les olvido contar a nuestros protagonistas, lo que puede ser la “joya de la corona” de la Transformación de Bilbao en los próximos años. Nos referimos a Zorrozaurre. Justo la zona que se inicia en el extremo derecho de la foto que se incluye en el artículo, y que va a ser una auténtica prueba de fuego, ya que en este caso sí hay una gestión público-privada de los terrenos. Va a se interesante seguir este proyecto, que está capitaneado, por la misma persona que tuvo un papel fundamental en que Bilbao Ria 2000 fuera un éxito: Pablo Otaola.

Si nos gustaría acabar comentándole a Berto Gonzáles Montaner que sí,  que es importante que Bilbao se haya preparado para la industria del ocio y el turismo. Pero lo más importante es que Bilbao se ha preparado para sus habitantes. La parte ingente de las inversiones  que se incluyen en esa transformación, se han dedicado a hacer una ciudad para las personas. No hay que olvidar en que circusntancias se pusieron en marcha todos esos proyectos: Una sociedad que tenía  más de un 25%  de paro y con un tejido industrial destruido por la crisis de la siderometalurgia que afectó  a toda Europa. Hacía falta algo que no sólo mejorara la ciudad para las personas, sino que ayudara a recuperar un orgullo que la crisis había dañado profundamente. Hoy, tampoco lo debemos olvidar, la sociedad vasca ha pasado a ser una de las euroregiones con mayor PIB per cápita. Todo ello en 25 años y con una gestión que sólo puede ser calificada como brillante, como mínimo.

Esperamos que su esposa siga deseando volver a la tierra de sus ancestros y que vuelvan vuelvan pronto para seguir disfrutando de El País de los Vascos.

ARQ (Clarín) – 5/2/2015 – Argentina

Río Nervión: como el Riachuelo, pero con peces de colores

Vista del Ensanche De Bilbao desde Artxanda. (Fotografía: Berto Gonzáles Montaner)
Vista del Ensanche De Bilbao desde Artxanda. (Fotografía: Berto Gonzáles Montaner)

“¡Ahora hasta hay peces, joder!”, me dijo enfático un vasco que a pesar de la persistente llovizna había salido a hacer footing con su amigo. No se refería a nuestro Riachuelo sino al río Nervión de Bilbao, una ciudad que en poco más de dos décadas se convirtió en una de las de mejor calidad de vida del mundo. Estas vacaciones estuvimos por esas latitudes con mi mujer que es de ascendencia vascuence. La primera consigna fue recorrer el País Vasco y seguir la huella de sus abuelos; uno de Abaurrea baja y el otro de Zumarraga. Pero en el plan, por insistencia mía, se colaron unos días en Sevilla, Córdoba, Granada y Barcelona. Imperdibles: la catedral de Sevilla y la Giralda; la Mezquita de Córdoba; la Alhambra de Granada; y la Sagrada Familia de Gaudí en Barcelona.

(Sigue) (Transformación automática)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2