Hemos encontrado una historia escrita por Elaine Ambrose en el Huffington Post, en la que se nos cuenta cómo gracias a la forma de ser de los vascos, los “pastores de un Nacimiento” han podido está este año más cerca del Niño Jesús.

La historia es muy bonita en sí misma y transmite la impecable lógica de los niños a la hora de “juzgar la realidad”. Pero para nosotros, como observadores (muy parciales, lo reconocemos) de lo “vasco” en su proyección el el mundo, nos ha sonado a una extraordinaria metáfora. Aunque quizás debiéramos decir que nos ha sonado a una doble metáfora.

La primera tiene que ver con la diáspora vasca y su imprescindible y extraordinario papel en la creación de la “imagen de lo vasco”. Para Elaine Ambrose la imagen de los vascos es contundente:

… all the Basque people I know are happy. They love to get together to dance and sing and eat delicious food, and of course, that brings laughter. (… todos los vascos que conozco son felices. A ellos les encanta reunirse para bailar y cantar y comer comida deliciosa, y por supuesto, que se ríen.)

No nos podemos imaginar una mejor imagen de un pueblo que la de ser un pueblo feliz. Ella ha pensado en los vascos de Idaho, no porque fueran ricos, o poderosos, sino porque eran felices. La pieza perfecta que complementa lo que hace años recogía Los Angeles Times hablando de los vascos. Allí se decía que se sentían orgullos de ser muy trabajadores y buenos ciudadanos. Ahora Elaine Ambrose completa la definición recordando que es un pueblo feliz.

La segunda metáfora nos la ofrece la propia niña de la historia. Cuando su abuela le explica cómo de felices son todos los vascos que ella conoce, la reacción de la niña es directa: coloca a los pastores, que ahora se han convertido en una proyección de esos “pastores vascos” de los que le acaban de hablar, mas cerca del Pesebre. Es decir los coloca más cerca de lo que para ella en la imagen de lo bueno y de la salvación.

Por demasiado tiempo se ha transmitido la imagen de vascos violentos. Creada, e intensamente alimentada, por aquellos que quieren que los vascos sigan sometidos, con la inestimable ayuda de unos pocos vascos desnortados que pensaron que convertirse en clones de sus opresores iba a servir de algo. Esa imagen ha permitido ocultar, en buena parte al menos, el sufrimiento de una comunidad, la vasca, a la que hasta se le llegó a negar el derecho a usar sus nombres.

Puede que una forma perfecta de que los vascos “ganen”al mundo para su causa, la Causa del Pueblo Vasco,  pase por mostrar cómo es este pueblo en realidad. Un pueblo de personas muy trabajadoras, de buenos ciudadanos y un pueblo feliz. 

Ese es un trabajo que sólo pueden realizar los propios vascos, transmitiendo una imagen clara de lo que realmente son. Pera ello, un pueblo pequeño con el nuestro, tiene que apoyarse en su gran altavoz en el exterior. Nos referimos a los vascos de la diáspora, y a los Amigos de los vascos que los hay y en abundancia en todos los lugares del mundo (en buena parte debido a que incluso en la peor de las situaciones los vascos siempre ha sido un “pueblo feliz” capaz de hacer empatizar con ellos a las personas sensibles).

Mientras que no seamos capaces de conseguir eso, serán otros los que proyecten al mundo una imagen deformada de nuestro pueblo, con las consecuencias que eso tiene. ¿Habrá quienes entiendan que nuestras “embajadas” de Nación sin Estado están en los vascos del mundo y en los Amigos de los Vascos y no en las representaciones diplomáticas de estados que no nos representan?

Gracias a Elaine Ambrose por esa preciosa historia que para nosotros tiene un profundo significado.

Huffington Post – 26/12/2014 – USA

Did the Shepherds Laugh?

Pastores en el Nacimiento de Elaine Ambrose
Pastores en el Nacimiento de Elaine Ambrose

I have several Nativity sets of various sizes and look forward to including them every year in my Christmas decor. For 15 Decembers, my children arranged the sturdy but beautiful pieces on the main set. Now their children design the setting with the same creative concentration. As the family gathered to feast and celebrate this Christmas, my 7-year-old granddaughter carefully moved every animal and character until she was satisfied with the scene. Then she asked a serious question.

 

(Sigue) (traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2