Becca Hensley, es la redactora del Statesman de Austin (Texas) que ha viajado a San Sebastián para escribir un poco de la cocina vasca en general y de la donostiarra en particular.

Ha visitado el Basque Culinary Center, ha ido de pintxos por la Parte vieja y ha dormido en el Maria Cristina. Vamos, ha tocado la perfección con la punta de los dedos. Pero aun así se ha empeñado en mantener el error de afirmar que los pintxos son la versión vasca de las tapas y, un más, en que en realidad se trata de una evolución más elaborada de estas.

No. Los pintxos son la consecuencia de que a los vascos les gusta comer bien y no perderse ninguna oportunidad de probar platos de calidad. Por eso, si se pueden probar 10 platos riquísimos, ¿por qué conformarse con dos? Una filosofía muy diferente a la que guió el nacimiento de las tapas.

Statesman – 23/11/2013 . USA

Taking a bite out of San Sebastián

pitxos-donostia-austin
Overflowing plate of pintxos — meant to be shared with friends — in San Sebastian, Spain.

The building that holds the Basque Culinary Center looks like a careening tower of hastily stacked plates awaiting a dishwasher. That makes sense. Gourmet metaphors are to be expected in food obsessed San Sebastian, the gastronomic capital of Spain, if not Europe. With numerous Michelin-starred restaurants and a penchant for pintxos (the Basque rendition of tapas), this beachside resort, a stone’s throw from France, treats the art of cuisine as a sacred trust.

(Sigue) (Traducción automática)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2