Una de las primeras cosas que les dicen a los periodistas en la facultdad es que sus informaciones deben tener interés humano. Sin duda ese es un gran consejo, a los lectores nos gusta encontrar  ese guiño personal que nos hace sentirnos más cerca de los protagonistas, o de la situación que nos cuentan. Pero en este caso, Ariane Goutéraux-Picard, autora de la información sobre el inicio de la aventura sueca del joven y brillante arquitecto Jon Ander Azpiazu, se ha pasado un poco de frenada.

¿Por qué lo decimos? Porque, nos imaginamos que para mejorar la autoestima de los lectores suecos de la publicación, se ha centrado mucho en remarcar lo mal que van las cosas en el Sur, y en cómo era mejor para nuestro protagonista un viaje a lo desconocido dirección Suecia, que permanecer en el agujero de la crisis del Sur de la UE.

Nosotros tenemos la suerte de conocer, un poco, la trayectoria de este joven bilbaino, tomatero para mas señas, y sentimos que esta publicación no haya recogido aspectos mucho más interesantes de su vida y trabajo. Por ejemplo, habría sido sumamente interesante que los lectores suecos hubieran sabido que ese joven (formado en una universidad vasca pagada por los impuestos de los vascos), es lo suficientemente brillante y esta lo suficientemente formado, como para que, a pesar de su juventud, pueda estar ya en posesión de un prestigioso premio de arquitectura. Ahora este joven trabaja en una compañia sueca, por lo que esta incorporación debería ser vista más como una aportación de los vascos a la economía sueca, que a la inversa.

Ese premio al que nos referimos, es de la cuarta edición del Young architects international award. Un premio turco que ganó el pasado mayo de 2012, con su proyecto de la oficina del Futuro. Un premio que, además, le va a permitir que este año sea miembro del jurado del Young architects international award 2013.

Reconocemos aquí que esta noticia se nos pasó. Pero eso es debido a que por desgracia, aun se califica de franceses o españoles a los vascos, sin indicar en modo alguno su auténtica nacionalidad, lo que nos genera problemas de seguimiento de las informaciones.

La periodista también podría haber comentado que este joven arquitecto vasco tiene en estos momentos, junto con otro colega, su propio estudio en Euskadi que se llama Taperstudio. Un estudio de arquitectura con una actividad y unos desarrollos sumamente interesantes.

Resumiendo. Sin duda las cosas no están fáciles en el Sur (tal vez estarían mejor con una política económica pensada para beneficiar a Europa y no para hacer que,  en la UE, el Norte se financie con el interés de la deuda que paga el Sur, aunque eso esa es otra historia). Pero que un joven arquitecto vasco de 28 años, quiera mejorar su experiencia y perfil, y por ello se decida a empezar trabajar fuera de su lugar de origen e iniciar una aventura laboral en Suecia, no es equiparable, por ejemplo, a la historia de los 1,3 millones de suecos que emigraron a Norteamericana entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX, en una situación de extrema necesidad.

Estamos seguros que Jon Ander Azpiazu, dará que hablar en el futuro por su trabajo. Estamos seguros, además, que dará que hablar recordando cual es su origen, y engrosando el amplio panteón de vascos universales que a todos los niveles y desde todos los campos de la actividad han aportado sus energías y su conocimiento en todos los rincones del mundo.
The Local – 8/4/2013 – Suecia

‘Sweden saved my career from Spain’s meltdown’

Jon ander azpiazu

Jon-Ander Azpiazu Juaristi, 28, is no stranger to moving for studies or work. In his native Spain, he left Bilbao, in the north, for Barcelona, then Madrid, with a stint in Italy along the way. As the Spanish economy spiralled downwards, the young architect avoided rising unemployment as best he could, but last August he too felt its effects when his temporary contract was not extended.

(Sigue) (Traducción automática)

————————————-

International Union of Architects – 19/6/2012 – USA

Jon Ander Azpiazu Juaristi winner

Jon_ander_azpiazu_antalya_visuel_1

The young Spanish architect Jon Ander Azpiazu Juaristi carried off the first prize at the end of the international competition launched by the Antalya Regional Branch of the Chamber of Architects of Turkey on the subject of office buildings of tomorrow. Entries were to evoke speed, dynamism and changes resulting from new communication technologies in these spaces where they are omnipresent and unavoidable.

(Sigue) (Traducción automática)

 

 

anuncio-productos-basque-728x85-2