No es difícil que nuestros lectores hayan oido hablar de Karlos Argiñano, uno de los cocineros vascos más internacionales y con un restaurante maravilloso en uno de los puntos más hermosos de la Costa vasca: en el centro del frente de la playa de Zarautz.

Lo que no todos sabrán es que este cocinero se ha metido de lleno en una aventura maravillosa y muy vasca (como la comida): hacer txakoli. Para los vascos todo lo que se pone en una mesa para disfrutar de una comida, es sagrado y como tal lo han tratado siempre. De los complementos necesarios, es decir desde los manteles hasta las cuberterías, pasando por los instrumentos para cocinar, los vascos han producido todo lo necesario para estar autodeterminados en ese aspecto. Pero si en algo han sido, son y serán, expertos, y a lo que pondrán una especial atención, es al vino.

Desde Irulegi en el corazón de los Pirineos, hasta los Getaria, Zarautz o Bakio en la Costa Vasca; la ruta de los vinos vascos hace un gran arco que prácticamente recorre y cubre todo el País de los Vascos. Una ruta que también pasa por Navarra y por la Rioja alavesa ofreciendo un abanico, increible y maravilloso, de oportunidades a los amantes de los vinos.

Pues bien, en uno de los corazones de esa atención y de ese amor por el vino, nuestro cocinero Argiñano ha creado una bodega en Aia, a pocos km de Zarautz dedicada a producir txakoli.

panoramicabodegak5

Hemos tenido la suerte de que se nos ha ofrecido probar este vino. Reconocemos que nosotros no somos expertos en vino, pero jugamos con la ventaja de que fuimos incluidos, suerte la nuestra, en un grupo de selectos blogs cuyos responsables sí saben de vino.

Así que no quedaremos en el ridículo de hablar con palabras técnicas cuyo sentido profundo desconocemos. Podemos decirles una cosa, que para nosotros es la más importante: Nos han gustado mucho las dos botellas (correspondientes a dos añadas diferentes) que hemos tenido la suerte de probar. Puede que sea por no tener que aceptar nuestra ignorancia en temas de vinos, pero somos fieles defensores de la máxima que afirma que: los mejores vinos son los que te gustan. Si esta máxima es verdad, y pensamos que así es, el Txakoli K5 Argiñano es un muy buen vino, porque nos ha gustado mucho.

Para compensar esta ignorancia nuestra, vamos a dejarles la referencia de un blog en que sí se sabe de vinos, y que además han hecho un increible vídeo sobre la cata de este txakoli. Además, les dejamos dos vídeos muy interesantes, de la propia bodega, en que nos cuentan cómo se realiza la vendimia y cómo se embotella. Muy buenos los tres para aprender.

Por cierto, dos cosas importantes: Una las fichas de las añadas de este txakoli, y la otra recordar que en la web de la bodega K5 se puede comprar su txakoli por internet.

RudeExperiences – 12/4/2013 -Euskadi

k5 Txakoli Argiñano

Nos ofrecieron probar dos añadas del K5 Txakoli Argiñano y, como buenos amantes del vino que somos, no podíamos perder esta oportunidad. En pocos días recibimos una caja que abrimos con alegría y en la que nos encontramos dos botellas. Una botella de la añada de 2010, otra de 2011 y una copa de cristal.

(Sigue)

RUDE Magazine & K5 Experience from bodega k5 on Vimeo.

——————————–

Vendimia 2012

Vendimia 2012 from bodega k5 on Vimeo.

———————————

Embotellado musical

Embotellado musical from bodega k5 on Vimeo.

anuncio-productos-basque-728x85-2