Perter Jones, el periodista escocés que se ha reunido con el recién nombrado presidente del EBB de EAJ-PNV (su máximo órgano de gobierno) se ha quedado un poco extrañado. Posiblemente esperaba que el presidente del partido nacionalista vasco mas votado en un Parlamento Vasco con una significativa mayoría abertzale, pidiera la Independencia de inmediato. Es lo que tiene venir de un lugar donde las instituciones reconocen la voluntad de las comunidades nacionales que conforman el Estado. Los vascos, peninsulares y continentales, están en una fase muy anterior, en la de conseguir que el Derecho a decidir sea un derecho reconocido.

No es extraño, por lo tanto, que los vascos miren a los escoceses, y a los Condados del norte en irlanda, con envidia. En ambos casos los problemas y diferencias se han acabado solucionando con dialogo, negociación y respeto a la voluntad popular. El proceso de paz de Irlanda del Norte por un lado y el proceso para el referéndum de autodeterminación de Escocia por el otro, son dos ejemplos que ponen ante el espejo de la democracia al Reino de España y la verdad es que éste no sale muy bien parado.

El Derecho a decidir es la auténtica clave del asunto. No lo es la consecución de la independencia. Esta sólo sería una posible consecuencia de un reconocimiento que viene implícito en la aceptación para el Pueblo vasco del Derecho a decidir: el de que los vascos son Sujetos de Soberanía.

No es probable que si se realizara en estos momentos un referéndum de autodeterminación, los ciudadanos vascos votaran mayoritariamente a favor del mismo. Entonces, ¿Por qué el Gobierno del reino de España no lo realiza y desmonta aí las tesis de los nacionalistas vascos? Por una razón muy simple, pero fundamental: porque realizar el referéndum una vez, significa reconocer a los vascos, o al menos a la parte peninsular de los mismos, que tiene el Derecho a decidir por si mismos, sin tutelas ni imposiciones. Y eso, sí que no. Eso va contra el alma del concepto de la Indisoluble Unidad de España que impone la Constitución española.

Por eso, como dice Andoni Ortuzar, qué envidia de los escoceses (o de los quebecois). Qué envidia de la Democracia.

Scotsman – 16/4/2013 – Escocia

Peter Jones: Basque nationalists look on with envy

andoni_ortuzar_scotsman
The Spanish constitution denies Basque nationalists the right to vote on independence. Picture: Getty

BASQUE nationalists, having secured a majority in the devolved Basque parliament last October, and their economy – while not in great shape – being in better condition than Spain’s should surely now be thirsting for independence? Actually, no, they are not.  And neither do they seem to think that independence is all that big a deal anyway.

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2