Ir a Pamplona en Sanfermines, y correr delante de los toros, no significa, en absoluto, haber conocido Navarra, ni haber conocido Iruña. Eso le ha pasado a Victor Tharenou, o al menos eso parece cuando se lee su artículo publicado en el semanario canadiense Pique.

En el artículo, muy bien escrito por cierto, el autor narra una experiencia que podría haber vivido en las calles de Vacouver, o de Sevilla, si se hubiera organizado un encierro en uno de esos lugares. Ni una referencia a la cultura vasca, o a la gastronomía. Pero eso sí, siempre con la omnipresente presencia de la idea de la cultura española, como la cultura que empapa Iruña.

Plantearnos que, como afirma el autor, en las noches de los Sanfermines los lugareños y visitantes se dedican a bailar flamenco, es algo que nos resulta imposible, porque se escapa de nuestra capacidad de imaginación (al menos como algo que se realiza de una forma generalizada). Afirmar que los Encierros es una tradición española que se celebra en Pamplona desde el siglo XIV, indica no saber nada de historia de Navarra, ni de Pamplona, ni haber vivido el ambiente de las Peñas y la ciudad.

Siempre es bueno que, cuando vamos a un lugar que no conozcamos, llevemos los ojos y la mente abierta, intentando dejar en el fondo de la maleta los presupuestos. Eso siempre ayuda a conocer la realidad del lugar que visitamos. Aunque es verdad que para correr delante de unos toros por las calles de una ciudad de la que no conocemos (ni parece que nos importa) ni su historia ni su alma, no es necesario.

Pique NewsMagazine -10/1/2013 – Canadá

Pamplona a rite of passage

pique_sanfermines

It’s been three hours of standing and waiting and the crowd is growing restless. A mixture of excitement and fear hang over the sea of people crammed like cattle into the tight streets of Pamplona. There is no time for second thoughts though, no time for hatching escape plans. The nervous energy is palpable. Crowds of onlookers are gathered draped in red and white, baying for blood. They shout and sing with expectation, their voices echoing off the ancient cobbled streets. All of a sudden in the distance there is the crack of a gun and the unmistakable sound of steel hitting stone. The gate has dropped, the beasts are loose. Now it’s time to run, with the bulls.

(Sigue) (Traducción automática)

 

 

anuncio-productos-basque-728x85-2