El periódico británico The Guardian, nos sorprende, una vez más, con un extraordinario reportaje sobre un tema vasco. La verdad es que este diario ha mostrado, a lo largo del tiempo en que mantenemos nuestra web About Basque Country, un interés y una sensibilidad extraordinaria en relación con los temas de nuestro país. En esta ocasión dedica un amplio espacio, de nuevo, a hablar de los Niños Vascos de la Guerra. Un artículo de San Jones en que que habla de los “niños olvidados de la guerra”.

De todo ese magnífico artículo sólo hay una cosa en la que no podemos estar de acuerdo. Nos referimos a la calificación de olvidados. Entendemos que para esas víctimas de la crueldad del fascismo, la situación que vivieron fue extraordinariamente dura. Entendemos que la decisión del Gobierno Vasco, y sobre todo de sus familias, de enviarles al extranjero fue muy dura. Por mucho que fuera para intentar evitar que sufriesen, en lo posible, los desastres de la guerra que trajeron a las poblaciones vascas el concepto de guerra moderna que aplicaron fascistas y que consistió en castigar con bombardeos indiscriminados a la población civil. No hay forma de compensar ese sufrimiento y ese desarraigo.

Pero de ahí a decir que fueron olvidados, hay un largo trecho. No hay que olvidar que los que ganaron la guerra eran los enemigos de la Libertad y por lo tanto de las instituciones democráticas que les evacuaron. Para los ganadores, ellos eran un recordatorio de cuál habia sido su forma de ganar la guerra: violencia extrema, opresión y muerte. Pero para algunos de los países que les acogieron, como Gran Bretaña o Francia, eran un recordatorio de su templado ( por no usar palabras más duras) compromiso en defensa de la democracia en Europa. Para todos ellos, olvidarse de esas víctimas era un buen negocio. Pero no fueron olvidados ni por el Gobierno Vasco, que desde el exilio y sin casi recursos hizo lo que pudo, ni por sus familias, no por los que aplastados por la represión de una dictadura que duró 40 años, habían luchado, y luchaban, por la democracia y la libertad.

Aquellos niños y niñas que se desperdigaron por Europa y que llegaron a vivir, incluso, las calamidades de la Batalla de Stalingrado, son un referente constante en el corazón de muchos vascos. Son, al igual que las muchas familias que tuvieron que emigrar con el final de la Guerra Civil; o los fusilados, encarcelados o represaliados; heroes de esa contienda, al mismo nivel que los gudaris de los batallones que lucharon contra Franco y sus aliados en el Frente Vasco.

Sin duda pueden sentirse víctimas, pero no víctimas olvidadas.

The Guardian – 11/5/2012 -Gran Bretaña

Forgotten children of Spain’s civil war reunite 75 years after exile

A group of the Basque children who came to UK 75 years ago as refugees from the Spanish civil war

For the more superstitious inhabitants of the Basque village of El Regato, the beginning of the Spanish civil war was portended not so much by Francisco Franco’s coup as by the onset of a sudden turmoil in the heavens. “People were saying the war is starting because all the stars in the sky are rushing around,” says Herminio Martínez, who, even as a six-year-old then, was beginning to grow sceptical. “I would look up in the sky but I couldn’t see the stars rushing around.”

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2