Los lectores de esta web que nos siguen desde hace un tiempo y a los que les interese el urbanismo, recordaran como hace unos meses, en marzo, les hablábamos de un estudio de la Universidad de Ferrara que definía a esas mismas dos ciudades vascas como unas de las mejores preparadas de Europa para hacer frente a los problemas de una crisis energética. Gracias, sobre todo, a una estructura urbana más consistente y compacta que reduce los desplazamientos y los gastos generados a la comunidad por la gestión de los servicios públicos.

Hoy traemos un artículo escrito por el profesor de la Universidad de Ferrara, Gabriele Tagliaventi (responsable del estudio anterior), y que  es publicado por Ecquo, perteneciente a la misma cadena de medios de comunicación que publicó la información de marzo, y  de la que forman parte diarios como Il Giorno o La Nacione.

En este artículo  se profundiza más en las diferencias en el desarrollo urbano de algunas ciudades italianas en relación con otras  del resto de Europa. Como ejemplo de lo que ha ocurrido en el urbanismo italiano en los últimos 40 años, se analiza el caso de Bolonia. Solo un dato. En 197 1el municipio de Bolonia tenia 500.000 habitantes que ocupaban 5.000 hectáreas de superficie, hoy la superficie que se ocupa es de 9.000 para una poblacion de 383.000 habitantes. Bilbao, con una población similar ocupa 2.000 hectáreas

Ademas del ejemplo de Bolonia, se presentan otros casos como el de Modena, Verona o Padua. La conclusión del experto es contundete: ese modelo de dispersión de la población a incrementando los gastos de los municipios de una forma desmedida, siendo uno de los responsables (junto con otros que se intuyen en el texto) de la situación de endeudamiento en la que se encuentra en estos momentos Italia.

Ecquo -5/9/2011 – Italia

LA CATTIVA URBANISTICA CHE FA PRECIPITARE LA CRISI ITALIANA

Niza y Bolonia

Mentre il Governo italiano dibatte l’ennesima versione della manovra annunciata il 13 agosto, appare sempre più evidente come la crisi segna la fine di un’epoca di sprechi e di follie urbanistiche. I comuni italiani sono senz’altro i primi a sentire gli effetti della crisi attraverso i tagli al bilancio imposti dalle varie finanziarie e dalle manovre correttive. Tuttavia, i comuni italiani sono anche i primi responsabili di questo stato di dissesto finanziario e territoriale.

(Sigue) (Traducción simultanea)