Hemos estado dando vueltas a la información que recogemos en esta entrada de nuestro blog. La hemos estado dando vueltas, porque nos parecía del todo imposible que no fuese otra cosa que una broma de dudoso gusto. Por desgracia, hemos comprobado que no solo es una broma, sino que la afirmación de que el Puerto de Bilbao ha desaparecido sustituido por una sucursal de una cadena de <i>arte rápido</i> norteamericana,  está circulando por el mundo gracias a un documental realizado por el artista Allan Sekula y el teórico del cine Noël Burch : The forgotten space.

Ya nos habíamos encontrado en alguna ocasión con informaciones sobre este documental, pero analizado desde un punto de vista cinematrográfico, y no habíamos visto la forma de incluirlo en nuestra web, ya que las referencias a algún asuntos relacionado con los vascos eran tangenciales. Pero encontrarnos el artículo del Times of Malta, ha encendido todas nuestras alarmas y nos ha decidido a investigar un poco y ver que había en esa información y detrás de esa información.

The forgotten space es un documental que analiza el mar y el tráfico marítimo como el gran refugio del capitalismo más salvaje. No escribimos esta entrada para analizar esa parte del mensaje, con la que estamos en muchos aspectos de acuerdo. Aunque si tenemos la impresión de que pierde perspectiva cuando transmite la idea de que “cualquier tiempo pasado fue mejor”. En una entrevista que le realizan a uno de los directores, Noël Burch, en el Festival de Cine de Gijón, afirma que:

Hoy en día se tarda en cruzar un océano el mismo tiempo que se tardaba hace cien años, las condiciones de la gente que trabaja en los barcos están hoy peor que entonces y hay que pensar que todo viene por barco

Creo que ese director no es consciente de las condiciones laborales de los marineros a principios del siglo XX.  No nos sentimos capaces de hacer un análisis científico comparativo de las condiciones laborales de ambos periodos, pero lo que si sabemos es que las condiciones de los barcos de hace 100 años no eran mejores que las actuales. al menos para la marinería.

Pero, como decimos, no es eso lo que nos ha decidió a hablar de este documental y de sus contenidos. La razón es otra, es que, según  sus autores, el Puerto de Bilbao ha desaparecido, que la ciudad ha abandonado su tradición portuaria, cegada por las promesas de la “nueva economía”

Los contenedores, la deslocalización y el pabellón de complacencia han hecho posible esta huida hacia adelante. Dado el descenso de los beneficios, había que encontrar una manera de que volviesen a brotar los beneficios. Efectivamente, el mar ha resultado ser el soporte principal de todo esto. En la película hemos ido a varios puertos, como Rotterdam, Hong-Kong o Los Ángeles. Los Ángeles es uno de los puertos más importantes del mundo, y Bilbao ya no existe como puerto. Bilbao nos interesó porque es algo así como el puerto de la cultura. El mar allí reaparece como mito, y a su lado está el Guggenheim, que es el perfecto exponente de la macdonalización de la cultura : está ahí para que la gente se olvide de lo que realmente está pasando. (entrevista Festival de Cine de Gijón)

Bilbao, a fading port with a brave maritime history, has become the site of radical symbolic transformation of derelict maritime space. In Bilbao, functional atrophy coexists with symbolic hypertrophy, a delirium of neo-baroque maritime nostalgia wedded to the equally delirious promise of the “new economy.” (Bilbao, un puerto desaparecido con una poderosa historia marítima, se ha convertido en el lugar de la radical  transformación simbólica  del espacio marítimo en ruinas. En Bilbao, la hipertrofia funcional coexiste con la atrofia simbólico, un delirio de neo-barroca nostalgia marítima casado con la promesa igualmente delirante de la “nueva economía”). (web The forgotten space)

Ese es el problema que tienen los paracaidistas. Los que vienen a Bilbao o a Euskadi no a conocer nuestra realidad, sino a confirmar sus preconceptos. Ya sean políticos, intelectuales, periodistas o gente común. Hay un viejo dicho entre los periodistas, no dejes que la realidad te estropee un buen titular. Pues bien, ese es el principio que se podría aplicar a la visión que sobre Bilbao como puerto y ciudad, han dado estos intelectuales.

El Puerto de Bilbao no ha desaparecido, los bilbainos (en su concepto real y amplio de los habitantes de la Ria de Bilbao) no han abandonado el Puerto porque piensan que es obsoleto tenerlo. Es mas bien todo lo contrario. Conscientes de su importancia para la sociedad bilbaina, bizkaina y vasca, han creado un puerto adecuado para las nuevas necesidades que plantea el tráfico maritimo. Y es, en buena parte gracias a eso, a la construcción del Puerto Exterior que toda la transformación urbana de Bilbao ha sido posible. (Puerto de Bilbao. Uniport)

No hay peor ciego que el que no queire ver. Los dos intelectuales no iban a permitir que la realidad torciese sus tesis. No estaban dispuestos a aceptar que  no es la transformación de Bilbao la que acaba con el puerto, que es la ampliación del puerto la que permite la creación de nuevas zonas urbanas para Bilbao y en definitiva su transformación. Es cierto, los barcos han abandonado el centro de la ciudad. Pero eso, al contrario de lo que defiende la tesis de los directores, no es malo, es bueno. Aunque, en todo caso, es dificilmente defendible una tesis que añora los burdeles, los bares y los hostales de mala muerte en el centro de las ciudades (no son añorables ni dentro ni fuera de los centros urbanos).

La economía vasca, y también la economía de Bilbao, se basa en el trabajo, la investigación y la formación de las personas. Somos una sociedad industrial, desarrollada, pluricultural, internacionalizada, solidaria, formada, con una profunda cultura del trabajo y de la resposabilidad social y colectiva.

No somos unos pobres infelices localesengañados por los brillos del titanio del Museo Guggenheim que nos vendió una entidad cultural colonialista del capitalismo salvaje. el Museo está ahí porque asi lo decidimos nosotros. Construirlo y dotarlo de su primera coleccion permanente nos costó menos que construir 10 km de autovia. Ellos si parece que son los que se han cegado con el brillo del Museo, o por sus perjuicios. Lo parece, porque no han sido capaces de ver más allá, o mejor dicho, no estaban interesados en hacerlo. El Puerto en el centro de la ciudad era una rémora que cerraba el acceso a la ría e impedia a la ciudad desarrollarse hacia una ciudad más humana y al propio puerto competir y ser operativo. Lo que fue un beneficio para los ciudadanos en los siglos XV-XIX, ahora era un bostaculo para el puerto y para la ciudad. Pero eso no interesa en el documental.

Ellos han escogido Bilbao y lo han comprado con Rotterdam, Los Ángeles y Hong Kong, no por el tamaño o importancia del Puerto de Bilbao, que nunca ha sido comparable con ninguno de esos tres superpuertos. Lo han hecho por otras razones, que tampoco tienen que ver con la defensa de los intereses de la sociedad o de los trabajadores. Por suerte, las bases de la defensa de los interesés de la sociedad, de los trabajadores y de futuro del planeta, se basan en principios más coherentes y menos obsoletos y caducos que el de dos intelectuales anclados en el discuso de la izquierda de los años 50.

Pero todo esto que es evidente para cualquiera que conozca Bilbao, puede dar lugar a artículos como el de The Malta Times, que gracias al documental, pone a Bilbao como un ejemplo del camino que no se debe tomar por una ciudad.

The Malta Times 24/7/2011 – Malta

Sea not just for swimming

El Puerto de Bilbao que "no existe"

Given your life-long love affairs with both the sea and the cinema, have you managed to see the film The Forgotten Space, screened in New York since last May? No. The more I read about it in both political and film journals, the more my appetite gets whetted. Of special interest for us is its portrait of Bilbao. Analogies suggest themselves with ‘Greater Valletta’, the conurbation around the Grand Harbour. Bilbao is contrasted with three successful ‘superports Rotterdam, Los Angeles and Hong Kong. These have adapted to the age of container cargo traffic.

(sigue)

 

 

anuncio-productos-basque-728x85-2