Es triste decirlo, por muy ley de vida que sea, no podemos menos que sentir la tristeza que genera ver un mundo que se va diluyendo. Nosotros, los vascos del interior, lo estamos viviendo con la generación de los gudaris que defendieron la Republica y la Libertad, pero que sobre todo, defendieron a su País de la invasión de la barbarie. En todos los lugares, nos están abandonando esas vascas y vascos recios, que hicieron entender al mundo que el Respeto a la palabra dada y la Palabra de vasco eran sinónimos, o que decir vasco es lo mismo que decir trabajador, honrado y buen ciudadano. Ellos, los de allí y los de aquí, cada uno a su manera, fueron capacez de conservar, para las generaciones que les seguimos, el sentimiento de pertenencia a nuestro pais y a nuestra patria. Pero no un sentimiento vacio o folklorico. No. Nos enseñaron que sólo se puede ser vasco de una manera: desde el trabajo, y el compromiso con la Sociedad.

Hoy hablamos de dos fallecimientos de vascos en el,  para nosotros, tan lejano y cercano Idaho. Uno ya lo  habíamos comentado, el de Domingo Aguirre: pero hoy el diario Mountain Home News publica un artículo de su jefe de redaccion Kelly Everitt en el que nos ayuda a conocer a ese vasco extraordinario.

El otro, también publicado en el mismo diario, nos anuncia la muerte de un vasco, Pablo Zatica, que trasladó ese sentimiento, tan nuestro, de arraigo a la tierra en la que vivimos a las, para nosotros, lejanas tierras de California. Allí creó una cadena decomercios de alimentanción, en la que los productos locales, los producidos cerca de los compradores, tenían la prioridad.

Sabemos que debe ser así, que, como desde hace milenios, una generación de vascos deja sitio a otra. Pero en estos tiempos convulsos, donde lo global parece estar ganando a lo local, nos preocupa si seremos capaces de conservar de forma adecuada el testigo que nos han pasado y lo que es más importante, si seremos capaces de entregarselo a las generaciones que nos siguen.

Porque fuimos, somos. Porque somos, seremos. Ellos fueron, y gracias a ello, nosotros somos. Ahora es nuestro turno para conseguir que los vascos sigamos siendo lo que siempre fuimos: simplemente vascos.

Pablo Zatica, Goian Bego

Domingo Aguirre, Goian Bego

Mountain Home News – 22/6/2011 – USA

Paul’s Market founder dies


Paul Zatica, the son of Basque immigrants who turned a neighborhood grocery store into a regional chain built on locally produced food and small-town values, has died. The founder of the eight-store Paul’s Markets chain died at his Homedale home Saturday, June 19, 2011, after battling cancer. He was 84. A U.S. Navy veteran, Zatica opened Paul’s Grocerteria in December 1955, months after graduating from the University of Denver.

(sigue)

————————————-

Mountain Home News – 22/6/2011 – USA

An old-time Basque passes

Look up the word “Basque” in the dictionary and you’ll probably find a picture of Domingo Aguirre beside it. Nobody was prouder of his Basque heritage than Domingo. He bled the Basque colors of red and green, black and white. He was one of the last of the “old Basques.” There aren’t too many left.

 

anuncio-productos-basque-728x85-2