El diario italiano La Repubblica, en su seccion de viajes y dentro de su apartado Un día, una ciudad, presenta hoy Bilbao. Un interesante y positivo reportaje que plantea un recorrido de 24 horas para conocer lo esencial de la ciudad.

Resulta hasta cierto punto divertido ver como el brillo del Museo Guggenheim Bilbao ciega a la mayor parte de los periodistas que escriben sobre la ciudad y su transformación. Resulta sencillo mirar el edificio, uno de los referentes arquitectonicos y artísticos más importantes de todo el mundo y simplificar lo que ha pasado: colocaron el Museo y todo cambió. Parece que pocos se dan cuenta de que la existencia del Museo es una consecuencia y no el catalizador del cambio de Bilbao y de toda Euskadi. Al reponsable de escribir esta crónica le ha pasado lo mismo. Parece que hasta nuestra pujanza económica depende, en una parte significativa, de la presencia de este edificio en esta ciudad vasca.

Es verdad que su construcción nos ha colocado en el mundo, y es verdad que ha ayudado a que Euskadi sea un destino para el turismo de calidad. Pero, con todo lo que ello signifique, su repercusión económica no es esencial para nuestro desarrollo. Su valor es simbólico, “marketiniano”. Bilbao no se ha repensado, con la ayuda de algunos de los mejores arquitectos del mundo, como consecuencia de la existencia del Museo. Por contra, la existencia del Museo se debe, en buena parte, a un plan que buscaba una tranformación revolucionaria de la principal ciudad de los vascos.

Esta simplificación cala, incluso, en la propia sociedad vasca, y de Bilbao en especial, que empieza a ver este edificio maravilloso como una especia de objeto milagroso, cualdo el milagro de Bilbao y de Euskadi depende sólo de la capacidad de trabajo, de la preparación y de la iniciativa de neustra Sociedad.

Pero con todo, un reportaje como este es siempre bien recibido.

La Repubblica – 12/1/2011 – Italia

Bilbao. La sbornia dopo l’arte

Visual Desk - Silvio Torelli, Paola Cipriani

A mezzanotte, circumnavigano veloci il Guggenheim. In pantaloncini, maglietta e scarpe da corsa, dribblano l’enorme ragno di Louise Bourgeois, con un occhio al fiume e un altro ai palloncini colorati di Jeff Koons. (sigue)

Traducción automática de Google

anuncio-productos-basque-728x85-2