Las web francesa AgoraVox plantea un interesante, y desde nuestro punto de vista muy acertado, análisis de cómo se enfrentan los grandes medios de comunicación españoles a las informaciones referidas a todo lo relacionado con el “conflicto” vasco. Por desgracia, esos medios de comunicación, y sus periodistas, tienen una visión cerrada, que se encaja perfectamente en la concepción de “Asunto de Estado” con el que los dirigentes sociales y políticos españoles se enfrentan no sólo a la existencia de ETA y de su violencia, sino a todo lo relacionado con los nacionalismos periféricos en el Reino de España.

El fin de la violencia de ETA está en el centro de la vida política española en estos momentos. Para el PSOE el inicio de la recuperación económica y el final de ETA son las dos bazas claves para dar la vuelta a las encuestas y poder mantenerse en el poder en la próxima legislatura. Para el PP, la espectativa de un final de la banda terrorista liderado por el gobierno socialista, es un escenario que no pueden aceptar de ningún modo. Así que, aprovechando la corta memoria de la sociedad, intentan demonizar cualquier tipo de acercamiento o diálogo, obviando que ellos intentaron algo similar cuando gobernaban. Si a eso le sumamos que unos y otros durante años han mantenido el principio general, al menos de cara al público, de que la salida a este laberinto pasa por la derrota “militar” de ETA, la capacidad de maniobra que queda es muy pequeña.

Una capacidad de maniobra que queda aun más reducida por el papel de “creadores de opinión pública” que, en este asunto, asumen algunos medios de comunicación. Porque aquí no se está hablando sólo de violencia. También se está hablando de España. Si los objetivos de la banda terrorista no pasasen por la ruptura de la “unidad de la patria”, el diálogo sería mucho más sencillo. Pero aquí se junta el problema de la violencia, con el problema de la concepción de España como una unidad indisoluble, o no. El absurdo principio que guian muchas de las reflexiones de políticos y periodistas es el siguiente: si ETA mata  porque quiere la independencia de Euskadi; y si esa independencia de Euskadi es el objetivo último del nacionalismo vasco; la conclusión es clara: el nacionalismo vasco, como idea y proyecto político está contaminado por la violencia de ETA y por lo tanto sus postulados no caben en un sistema democrático.

Es un artículo de el Periódico de Cataluña, y que aparece reproducido en la web Courrier International, el detonante para que AgoraVox analice esta forma de enfrentarse desde esos medios de comunicación a los vaivenes de la evolución de la violencia de ETA, y de su influencia en la política y la sociedad vasca y española. Un juego de observación, descubran en el artículo de quiénes son las declaracione y opiniones que se recogen y piensen si están todas las sensibilidades existentes en la sociedad vasca.

Agoravox – 2/11/2010 – Francia

Courrier International : pourquoi je me désabonne

(AFP)

un article d’ El Periodico de Catalunya, intitulé “Qui croit encore à la trêve d’ETA ?”, reprend, à l’unisson de la presse espagnole, la thèse du cessez-le-feu d’ETA qui ne serait que pure manoeuvre politique afin de permettre la légalisation de la gauche nationaliste basque.(sigue)

Traducción automática de Google

———————————————————

Courrier International (reproducción del artículo de El Periódico de Cataluña)

Qui croit encore à la trêve d’ETA ?

Au Pays basque, on aimerait penser que le cessez-le-feu annoncé le 5 septembre – le onzième ! – est le bon. Mais beaucoup y voient d’abord une manœuvre de Batasuna en vue de réintégrer le jeu politique. (sigue)

Traducción automática de Google

anuncio-productos-basque-728x85-2