En esta ocasión no voy a hablar de lo que se dice de fuera sobre nosotros, sino de lo que algunos dicen desde dentro de los que vienen de fuera. Y es que estoy leyendo con una cierta extrañeza las valoraciones que se están haciendo de los datos de incremento de viajeros que se han alojado en los establecimientos hoteleros de la Comunidad autónoma del Pais Vasco en Julio de 2010.

Leyendo las declaraciones de algunos responsables políticos del Gobierno vasco, da la impresión de que las cosas iban muy mal para el turismo en la CAV y que en el último año, gracias a los cambios que han introducido en la política de captación de visitantes, se ha podido enderezar lo que iba camino de la debacle.

No me siento capaz de determinar si centrar la captación de visitantes en el entorno cercano y reducir la promoción el fuentes de visitantes más lejanas (USA, Japón, Sudamerica, Rusia,….) es bueno o malo. Mi impresión, personal y subjetiva, es que el turismo de proximidad hace bajar el número de días de visita y el gasto medio por turista, mientras que el de “larga distancia” genera una mayor estancia media y un mayor gasto.

Creo, y sigue siendo mi opinión personal, que hay que romper con el standard de visitas de turistas lejanos que se acercan a España y ser capaces de incluir al Pais Vasco en sus rutas de obligada visita. Es decir, acabar con el recorrido Madrid-Barcelona-Sevilla, para convertirlo, como mínimo, en Madrid-Bilbao-Barcelona-Sevilla. Y eso sólo se consigue con una fuerte promoción internacional. La apuesta del País Vasco ha sido por el turismo de calidad y cultural y en ese río tenemos mucho que pescar.

Pero de lo que sí tengo el convencimiento y creo que también la evidencia, es de que el incremento que se ha producido no es consecuencia de una actuación a corto plazo, responsabilidad exclusiva de los actuales gestores institucionales. Es consecuencia de un proceso que se inicia en 1993 y que despega a partir de de 1997. Entre 1995 y 1998 se incremento un 50% el numero de visitas, es decir, hubo un incremento del 33% anual, y entre 2001 y 2007 hubo un incremento de 700.000 visitantes, es decir un crecimiento medio de 116.666 visitantes por año. Obviar o negar esos datos es perder la perspectiva de un proceso que es consecuencia de unas apuestas concretas de los responsables institucionales que actuaron en esos años, y en los anteriores.

Sin olvidar, claro está, que el elemento que nos colocó en el mundo y que es causa, básicamente, de esta espectacular evolución, es el Museo Guggenheim Bilbao. Un proyecto que estuvo rodeado de una gran polémica hasta el día de su inauguración y que, no nos olvidemos, es un 33% más pequeño que lo que se definía en el proyecto original, por la presión del PSE, el partido político que ahora dirige el Gobierno vasco y que presentó como una victoria esa reducción, después de haber intentado infructuosamente detener la construcción de la pinacoteca. Algo que también defendió (la no construcción del museo) el PP como queda reflejado meridianamente en unas famosas declaraciones de la que fue candidata del PP a la alcaldía de Bilbao, que afirmó  que si llegaba a ser alcaldesa, lo primero que haría sería parar las obras de la pinacoteca.Por cierto ambos coincidían en eso con la izquierda abertzale sin que esa coincidencia diera lugar a dudas sobre la legitimidad democrática del planteamiento.

En definitiva, puede que no tengamos mucha memoria, pero las hemerotecas están para eso y las estadísticas también. Y por eso aquí les dejo la gráfica del Eustat que recoge la evolución de la entrada e viajeros en la C.A.V. entre 1992 y 2009. Creo que habla por sí sola. Y además, como para muestra vale un botón, la lectura que de los datos de julio de 2006 hace el “periódico digital progresista”  El Plural. dignas de enmarcar

El Plural – 21/8/2010

El País Vasco recupera su estatus de destino turístico seguro

El País Vasco registró en julio la mayor entrada de turistas en un mes desde que en enero de 1992 el Eustat comenzó a llevar este registro (+)

anuncio-productos-basque-728x85-2